Dpto. Prensa

Dpto. Prensa

14 de enero de 2018 • Ciudadanos > Costo de Vida
Por Natalia Lazzarini
LO MÁS IMPORTANTE
Ese es el costo promedio que deberá afrontar este año un alumno de la UNC que llegue desde el interior de Córdoba o desde otra provincia, si comparte un departamento en Nueva Córdoba.
Si el estudiante vive solo, tiene auto, sale todos los fines de semana o asiste a una universidad privada, los gastos por mes crecen significativamente.
Haciendo malabares. Esa será la fórmula para llegar a fin de mes que muchos estudiantes universitarios deberán poner en práctica este año cuando desembarquen en la Capital para cursar una carrera, ya sea viniendo desde el interior de Córdoba o desde otra provincia. Y aquellos que lleguen con sus bolsillos más holgados también deberán cuidar sus gastos, ya que la inmensa mayoría de los rubros que integran la canasta universitaria experimentaron incrementos importantes respecto del año pasado. Por mes, y en promedio, cada alumno deberá contar, al menos, con 9.833 pesos para vivir en la Docta.

El dato considera el costo de vida promedio de un alumno de una universidad pública que comparta con un compañero un departamento alquilado en Nueva Córdoba. El cálculo fue elaborado por este diario sobre la base de un informe del Instituto de Estadísticas de la Defensoría del Pueblo de Córdoba (Inedep), cotejado luego con la Cámara de Corredores Inmobiliarios de la Provincia y con el Centro de Almaceneros.

Esos costos pueden variar en más o en menos si se ajustan o se relajan los distintos ítems que integran la canasta de los universitarios: vivienda, alimentación, higiene, esparcimiento y vestimenta. Vamos por partes.

Por el ascensor

Sin dudas, el alquiler se lleva la mayor parte del gasto mensual. En promedio, un departamento de un dormitorio en Nueva Córdoba se alquila hoy por 6.000 ó 6.300 pesos, con expensas de 1.800 e impuestos de 1.245. Si se suman los productos para la limpieza de la vivienda (unos 173 pesos), el total arroja 9.218 pesos, que divididos en dos se reducen a 4.609 pesos por mes.

La oferta en Córdoba capital, por suerte, es variada. En barrios cercanos a Ciudad Universitaria –Iponá, Jardín, Güemes y Alberdi– se consiguen precios más económicos. El alquiler promedio en esas zonas ronda los 5.200 pesos, con expensas en torno a los 1.000. “Alojarse en esos barrios cuesta un 23 por ciento menos que en Nueva Córdoba –explicó Verónica Fernández, subdirectora del Inedep–. Para ahorrar, cada vez más estudiantes se movilizan a esos sectores. Y siempre queda la opción de la residencia universitaria”.

Por su parte, Martín Dahan, presidente de la Cámara de Corredores Inmobiliarios, recomendó a los padres distintos criterios de selección. En barrios como Alberdi, hay edificios de tres pisos sin gastos de mantenimiento de ascensor, por ejemplo. En lugar de porteros se contratan empresas de limpieza y eso reduce el valor de las expensas. Si el edificio tiene varios años, baja la valuación fiscal y por lo tanto los impuestos. Los contrafrentes –que no dan a la calle– y los primeros pisos también economizan los costos de alquiler.

Dahan calculó que, en un año, los alquileres aumentaron 25 por ciento, sin contar la escalada de precios de estos últimos dos meses. “Hoy, un departamento en Nueva Córdoba, bien ubicado, está en 7.000 pesos”, aclaró el corredor.

Comer, vestirse y más

Mantener bien nutrido a un estudiante también se lleva una buena parte del gasto. Un cálculo realizado por el Centro de Almaceneros de Córdoba estimó en 2.830 pesos el costo mensual en alimentos y bebidas –sin incluir las alcohólicas– por alumno.

“El costo de la canasta básica alimentaria cerró en diciembre pasado en 3.243 pesos, un 23,33 por ciento más que en 2016. Los estudiantes suelen consumir menos carne y la suplantan por hidratos de carbono, con lo cual los gastos pueden disminuir”, indicó Vanesa Ruiz, vocera de los almaceneros.

Ese ítem puede variar, primero porque los jóvenes son grandes buscadores de ofertas. Por caso, el menú en el Comedor Universitario de la UNC cerró en cuatro pesos el año pasado. Otra opción, comer en un bar de la Universidad Católica de Córdoba promedia los 80 pesos; en un restaurante del centro, 90; y en uno de comidas rápidas, 145.

También se calcularon los gastos en productos de higiene personal, fotocopias –con un promedio de 200 mensuales doble faz–, abono de celular con internet, una salida al cine y otra a un boliche, y vestimenta. No se tuvo en cuenta el gasto en transporte, porque se consideró el uso del boleto educativo gratuito (BEG).
Cuatro perfiles

La Defensoría del Pueblo estableció cuatro perfiles de consumo entre los universitarios cordobeses. El más económico es el de un estudiante que viva en una residencia, compartiendo una habitación con otras dos personas. Suele cenar y reunirse con amigos en el mismo lugar donde habita. Por mes, gasta unos 7.000 pesos.

El segundo perfil de consumo es el de aquel estudiante que comparte un departamento con un compañero y asiste a una universidad pública. Por ser la gran mayoría, fue la referencia utilizada para este informe. Necesita casi 10.000 pesos mensuales.

El tercero caracteriza a aquel joven que vive solo en un departamento en Nueva Córdoba y gasta más en esparcimiento. En total, requiere casi 17.000 pesos por mes.

Finalmente, el cuarto perfil define a los alumnos que asisten a universidades privadas, que no utilizan el boleto gratuito, que gastan mucho más en salidas, gimnasio y vestimenta. También tienen un mayor gasto en servicios, como internet wifi, televisión por cable y celular con abono. Sus gastos mensuales rondan los 30.000 pesos.

“Existe una brecha muy grande entre quienes viven en residencias universitarias y aquellos que asisten a universidades privadas. En estas últimas, las cuotas aumentaron un 46,59 por ciento en un año y el valor promedio fue de 7.243 pesos”, agregó Fernández.

El “achique” llegará este año para todos los bolsillos, destacan los especialistas. Así, habrá que ajustarse el cinturón para poder llegar a los finales de diciembre.

Opciones en alquileres, transporte y alimentación.

Los alquileres en los barrios aledaños a Ciudad Universitaria –Iponá, Jardín, Güemes, Centro y Alberdi– cuestan un 23 por ciento menos que en Nueva Córdoba.

A la hora de elegir, tener en cuenta el costo de las expensas, si hay portero en lugar de una empresa de limpieza, seguridad y si el departamento es contrafrente.

Los gastos de transporte y comida también se pueden reducir. El menú del Comedor Universitario cerró en apenas $ 4 el año pasado. Y el boleto educativo gratuito es de gran ayuda para alumnos de facultades públicas.

Programas de becas para estudiantes

La oferta en la UNC y en universidades privadas
La UNC cuenta con el Programa de Becas para Ingresantes. Consiste en una ayuda económica de 11 cuotas mensuales (desde el 1° de febrero hasta el 31 de diciembre) y el material del curso de ingreso. También se puede obtener el carnet del Plan de Salud “Pasos”, la Beca de Comedor y de Deportes.

La universidades privadas también tienen planes de becas para alumnos, con descuentos que van del 15% al 30% sobre el valor de las cuotas. La mayoría de las veces, la continuidad de las becas está relacionado al desempeño académico de los estudiantes.

La UNC cuenta con el Programa de Becas para Ingresantes. Consiste en una ayuda económica de 11 cuotas mensuales (desde el 1° de febrero hasta el 31 de diciembre) y el material del curso de ingreso. También se puede obtener el carnet del Plan de Salud “Pasos”, la Beca de Comedor y de Deportes.

La universidades privadas también tienen planes de becas para alumnos, con descuentos que van del 15% al 30% sobre el valor de las cuotas. La mayoría de las veces, la continuidad de las becas está relacionado al desempeño académico de los estudiantes.

04/01/2018 | 06:56 | Lo indicó a Cadena 3 Vanesa Ruiz del Centro de Almaceneros de Córdoba. El porcentaje bajó respecto a 2016 que fue del 35%, según dijo. Aseguró que hay "un deterioro en la calidad nutricional"
El Centro de Almaceneros de Córdoba informó que la inflación de la canasta básica de alimentos fue del 23,6% durante el 2017.

Lo indicó a Cadena 3 la gerente comercial del centro, Vanesa Ruiz, quien aseguró que en diciembre el aumento fue "alto" ya que alcanzó el 2,42%.

"Es uno de los incrementos más altos del año, diciembre suele venir acompañado de aumentos y a eso se le tiene que agregar la suba del combustible", señaló.

En materia de alimentos, una familia tipo (dos adultos y dos niños) necesita 10.023 pesos para no ser indigente, según apuntó Ruíz.

"Este 23,6% de aumento anual está 6 puntos alejados de las metas que se propuso el Gobierno nacional a comienzos de 2017", sostuvo.

"Este porcentaje golpea al sector más vulnerable, al que menos tiene y esto conlleva a un deterioro de la calidad nutricional. Se puede observar en la baja del consumo de carnes y lácteos. El consumo de leche fluida registra una caída del 14%", precisó.

Y agregó: "Estos productos se dejan de consumir pero no son reemplazados por otros alimentos. Hay una tendencia a comprar productos más económicos como fideos, papas, legumbres e infusiones"

Pese a esta situación, aclaró: "Si lo comparamos con el 2016 que se cerró con un 35%, hubo una merma".

Y añadió: "Hace tres meses que tenemos los números en rojo, hay un recupero tímido, es lento".

4 de enero de 2018 • Ciudadanos > Canasta alimentaria
Por Redacción LAVOZ
Uno de los mayores incrementos del año se dio en el mes de diciembre.

La canasta alimentaria de referencia que releva mes a mes el Centro de Almaceneros de Córdoba aumentó 23,66 por ciento a lo largo de todo 2017. Así lo reveló ayer la entidad que nuclea a los pequeños y medianos negocios minoristas en la capital provincial.

Según el estudio, una familia tipo compuesta por cuatro personas necesitó 10.023 pesos mensuales para poder cubrir los gastos de alimentación de todo el hogar. En diciembre se dio una de las subas más altas del año en dicha canasta, con una diferencia de precios respecto a noviembre de 2,42 por ciento. La canasta ampliada, que incluye otros gastos de la familia, terminó en el último mes del año pasado en torno a los 17.665 pesos, un 22,88 por ciento más que en diciembre de 2016.

Según el informe de los almaceneros, las ventas cerraron con una leve suba, del 0,82 por ciento interanual, aunque siguió creciendo el pago al fiado (8,3 por ciento) y la morosidad (18,6).

En cuanto a las tendencias de consumo, la venta de lácteos continuó cayendo en 2017, con una merma de entre 13 y 18 por ciento según el tipo de producto. Lo mismo sucedió con las facturas y los criollitos, cuya demanda bajó entre un 8 y un 17 por ciento, mientras que aumentó la compra de pan francés el 16,2 por ciento.

La carne vacuna y el pescado también retrajeron sus ventas en los almacenes y autoservicios de Córdoba (12 y 17 por ciento, respectivamente), en tanto que la demanda de pollo y de carne de cerdo, más económicas, creció un 11 y un dos por ciento cada una.

 

3 de enero de 2018, 18:45 • Ciudadanos > Consumo
Por Redacción LAVOZ
El Centro de Almaceneros de Córdoba dio a conocer su relevamiento. Como dato destacado, hubo una merma de 12 puntos porcentuales comparado con 2016.

El Centro de Almaceneros de la ciudad de Córdoba indicó que la suba de precios acumulada durante todo 2017, según su propio relevamiento, alcanza el 22,8%, unos 12 puntos porcentuales menos que en 2016.

En el mes de diciembre el incremento de la canasta básica fue de 2,42%, mientras que la canasta básica total fue de 1,93%. La inflación cumulada fue de 22,8%.

"Hubo una sensible reducción (12 puntos porcentuales) respecto al anterior año -al que a su cierre, le correspondió un porcentaje inflacionario cercano al 35% -. Sin dudas, dicha "baja" en el rítmo inflacionario no deja de ser al menos una buena señal", indicó el parte de prensa.
Lo mismo, se indica que se estuvo lejos (a 6 puntos) del 17% que estipulaba el Gobierno nacional.

"Otro incremento en los combustibles ocurrido a principios de diciembre, hizo "correr" los precios tanto de alimentos básicos como de otros recursos componentes de la Canasta Básica Total, en un mes de por si "acelerado" en materia de precios", agrega el comunicado.

También se indicó que continúa "el lento recupero de ventas en volúmen, en el sector comercial de Córdoba, que representa el Centro de Almaceneros, Autoservicios y Comerciantes Minoristas de Córdoba".

 

Córdoba 04/01/2018 Por Redacción La Nueva Mañana
El Centro de Almaceneros, Autoservicios y Comerciantes Minoristas de Córdoba dio a conocer su informe estadístico correspondiente a diciembre del reciente año. Principalmente, indicaron como alarmante el deterioro en la alimentación de los cordobeses y el descontrol de la inflación.

El volumen de ventas aumentó 1,05 por ciento con respecto a noviembre pasado y 0,82 por ciento en relación a diciembre del 2016. Desde los medios de pago, las compras por fiado aumentaron 8,30%, y la morosidad de las mismas también aumentó a igual periodo del diciembre del 2016, es decir, interanual 18,60%. Excedidos los 60 días del vencimiento del plazo para cobrar, se consideran incobrables; ésta tuvo un aumento interanual de 15,03%.

Finalmente, con respecto a los fiados, la incidencia sobre el total de ventas brutas en comercios minoristas del rubro alimentación es del 26 por ciento a diciembre del 2017.

En cuanto al consumo, se registró una variación interanual de 14,30% en productos lácteos a base de leche y yogurt. No obstante, el consumo de leche fluida, entera y descremada –sea en tetra o en sachet- disminuyó 13,50 por ciento, los quesos blandos – cremosos (cuartirolo, mozzallera y otros) un 17,50 por ciento y por último, los yogures y afines un 18,42 por ciento.

En los productos panificados, aumentó el consumo de pan francés, mignon, flauta y otros un 16,20 por ciento con respecto a diciembre de 2016 y disminuyó el consumo de facturas un 17,35% y de criollos un 8,4%.

Siguiendo con la comparación interanual, es decir, a diciembre del 2016, el consumo de pescado fresco disminuyó 17,20 por ciento, el pollo fresco aumentó 11,18 por ciento, la carne porcina 1,90% y la carne vacuna disminuyó 12,63%. Las verduras y frutas en general disminuyeron 14,10 por ciento y los fideos secos aumentaron 22,05 por ciento.

Las infusiones en saquito aumentaron 29,20 por ciento, uno de los aumentos más altos mientras que la yerba mate lo hizo un 23,90 por ciento. El café torrado disminuyó 23,75 por ciento y el cacao en polvo, 18,15 por ciento.

La inflación total registrada por el Departamento de Estadísticas y Tendencias del Centro de Almaceneros durante 2017 alcanzó casi 23%. Indicaron que es 12 puntos menor a la inflación en 2016: “Dicha "baja" en el rítmo inflacionario no deja de ser al menos una buena señal, pero si comparamos la meta anunciada por el Gobierno Nacional durante el primer trimestre de 2017, según se preveía una inflación total de 17% para todo el año, ésta ha sido superada por 6 puntos, lo que denota como contrapartida que, al menos por ahora parece no haber control ni pronóstico cierto sobre la Inflación en Argentina”, indicaron.

“De hecho, otro incremento en los combustibles ocurrido a principios de Diciembre, hizo "correr" los precios tanto de alimentos básicos como de otros recursos componentes de la Canasta Básica Total, en un mes de por sí "acelerado" en materia de precios. Continúa el lento recupero de ventas en volumen, en el sector comercial de Córdoba, que representa el Centro de Almaceneros, Autoservicios y Comerciantes Minoristas de Córdoba”, detallaron.

Finalizaron alertando: “Sin embargo, desde los puntos de encuesta - en particular aquellos localizados en los sectores vulnerables de la sociedad, se continúa advirtiendo un serio deterioro en la calidad de alimentación y un crecimiento del nivel de preocupación de familias con menores recursos económicos”.

Para la elaboración del inform, se considera una familia tipo según Indec, de dos adultos y dos menores. Para el relevamiento de la Canasta Básica Alimentaria, se constataron un total de 50 mil precios correspondientes a los 50 artículos señalados por el instituto estadístico nacional en 1.000 unidades comerciales.
Fuente: lmdiario.com.ar

31 de diciembre de 2017 • Ciudadanos > Consumo
Por Gabriel Esbry
La persistencia de una inflación alta, el encarecimiento de las tarifas de los servicios públicos, y una economía que comenzó a crecer, pero a una velocidad menor a la esperada, volvieron a empujar a muchos cordobeses a un ahorro obligado en sus economías domésticas y, en especial, en sus consumos de alimentos.

Así surge de un estudio recientemente elaborado por el Instituto de Estadísticas de la Defensoría del Pueblo de la Provincia (Inedep), que da cuenta de que el 79,9 por ciento de los habitantes de la ciudad de Córdoba aplicó diversas estrategias de ahorro en la compra de alimentos durante 2017.

“Ocho de cada 10 vecinos de la ciudad de Córdoba se vieron obligados a cambiar sus hábitos de consumo frente a los aumentos de precios y a su impacto sobre el poder adquisitivo de los salarios”, le dijo a La Voz Verónica Fernández, subdirectora del Indep.

“La mayoría sustituyó algunos alimentos por otros, o cambió una primera marca por una segunda o tercera, o buscó menores precios en establecimientos mayoristas o barriales”, detalló Fernández. “Y en no pocos casos -agregó-, dejaron de comprar ciertos productos”.
Uno por otro

Según el informe de la Defensoría del Pueblo, el producto más reemplazado por otros en esta búsqueda de ahorro en la canasta de alimentos, fue la carne. Efectivamente, el 58,5 por ciento de los cordobeses encuestados (seis de cada 10) redujo sus consumos de carne vacuna, cambiándola principalmente por pollo, y en menor medida, por cerdo y verduras.

“El factor precio en este caso es evidente. El pollo tiene un costo promedio de 37 pesos por kilo, frente a los 168 pesos del kilo de nalga de ternera o los 79 de la carne molida”, comparó Fernández.

De hecho, el pollo fue el producto que mayor porcentaje de aumento en su consumo experimentó en 2017, con una suba del 35,37 por ciento en las compras de las familias.

Pero la carne de vaca no fue el único alimento sustituido por otros este año en la mesa de los cordobeses. Un 20,4 por ciento de los encuestados también reemplazó el azúcar y las golosinas por frutas, mientras que el 19,71 por ciento hizo lo propio con las gaseosas y las aguas saborizadas por jugos en polvo o, directamente, agua. En estos casos, las razones serían el cuidado de la salud.

Un 11,3 por ciento también dejó de comprar comidas ya preparadas fuera del hogar (en rotiserías o pizzerías, vía delivery).

Menos yerba y leche

Un dato llamativo del estudio realizado por la Defensoría del Pueblo fue una caída drástica en el consumo de yerba: el 68,54 por ciento de los hogares cordobeses asegura haber reducido sus compras de este producto.

“En realidad, la gente sigue consumiendo yerba, pero la compra se orienta más a los saquitos de mate cocido para el desayuno, mientras que disminuye la venta de los paquetes de kilo o medio kilo”, explicó Fernández.

Asimismo, se observa el reemplazo de la yerba por saquitos de té, también en razón del menor precio que tiene esta última infusión.

La leche y los productos lácteos también figuran en la lista de los alimentos que sufrieron recortes en el consumo de las familias. Alrededor del 20 por ciento de los hogares encuestados bajó sus compras de estos productos.

Vanesa Ruiz, gerenta del Centro de Almaceneros de Córdoba, pidió poner atención sobre este último dato. “El consumo de leche bajó fuertemente en 2015 y 2016, y no se recuperó más. Incluso, se extendió al resto de lácteos, como yogures y quesos. La compra de leche fluida en los almacenes bajó 12,7 por ciento interanual, y la de yogures un 17 por ciento. Esto es preocupante porque hablamos de un consumo para niños”, señaló la directiva de la entidad.

Ruiz también remarcó el reemplazo de la carne de vaca por otras carnes más económicas en negocios de barrio, y el aumento en el consumo de papa y batata en desmedro de verduras más nutritivas.

“En cuanto a las marcas, salvo en el caso del aceite, donde se hace un esfuerzo por seguir con la marca preferida, en el resto se observa un corrimiento hacia marcas más económicas. La gente busca, prueba y, si le gusta, se queda con el producto más barato”, aseguró Ruiz.

Cómo se hizo el estudio
El estudio sobre cambios en los hábitos de compra de los cordobeses se realizó a través de una encuesta domiciliaria de 400 casos en la ciudad de Córdoba, durante noviembre de 2017. El 58,6% de los encuestados fueron mujeres mayores de 18 años. Se respetaron las cuotas por rangos de edad.
Fuente: www.lavoz.com.ar

29 de diciembre de 2017 Economía
Se entregaron los certificados a los egresados de la segunda promoción de la Incubadora Provincial de Empresas Comerciales (Ipec). Un total de 13 emprendedores recibieron formación específica de 32 horas en orientación comercial y en los distintos procesos administrativos, guiándolos hasta su habilitación comercial.

Esta experiencia se llevó delante de manera conjunta entre el Ministerio de Industria, Comercio y Minería a través de la Subsecretaría Pymes y el Centro de Almaceneros, Autoservicios y Comerciantes Minoristas de Córdoba.

El objetivo de esta Incubadora es brindar apoyo a los potenciales y nuevos comerciantes cordobeses, procurando establecer mejores opciones de negocios, fortalezas y debilidades de cada rubro, generando oportunidades en relación a la ubicación geográfica y socio económica de la unidad comercial, con el firme objetivo de evitar la mortalidad de estas pequeñas empresas, dotándolas de herramientas capaces de contribuir a su supervivencia y crecimiento económico – financiero.

De la entrega de certificados, participó el Ministro de Industria, Comercio y Minería, Roberto Avalle, quién destacó que para seguir acompañando el desarrollo de los emprendedores: “Además de la capacitación, le ofrecimos acercarse a la línea de financiamiento para microemprendedores que tenemos desde el Ministerio. Son créditos de hasta $50.000 con una tasa del 9%, la posibilidad de devolverlo en 24 meses con un período de gracia, por lo cual son muy accesibles para el sector comercial”.

Además, estuvieron presentes el Subsecretario Pyme Tomás Grunhaut y autoridades del Centro de Almaceneros, Autoservicios y Comerciantes Minoristas de Córdoba, encabezados por su presidente, Víctor Marconetti.

Fuente: www.prensa.cba.gov.ar

14 de diciembre de 2017 • Ciudadanos > Vale lo Nuestro
La Municipalidad confirmó que no entregará esa ayuda este año a los 55 mil beneficiarios del programa alimentario. Para atender al clima social, la Provincia reforzó la Tarjeta Social con 300 pesos adicionales.

La Municipalidad de Córdoba confirmó que el programa de ayuda alimentaria Vale lo Nuestro, que no entregó un solo peso a sus 55 mil beneficiarios durante 2017, se terminó y aún no tiene ningún reemplazo.

En octubre, el subsecretario de Políticas Sociales municipal, Adrián Casati, había dicho que el plan regresaría en noviembre y tendría una entrega especial en diciembre, para atender los gastos de las familias de sectores más vulnerables en las Fiestas.

Una fuente oficial de la Municipalidad confirmó finalmente ayer que el plan terminó, la Nación aceptó finalmente las rendiciones por el ejercicio 2016 –el motivo por el cual se discontinuó este año– y que se están evaluando alternativas para 2018, sin nada concreto aún.

Cuando comenzó, en 2004, el Vale lo Nuestro entregaba 30 pesos por beneficiario, que alcanzaban entonces para pagar 21 productos.
Los 150 pesos que dio por última vez el programa alcanzarían para cubrir menos del 20 por ciento de la canasta, según el Centro de Almaceneros. “Los productos que lo componen sufrieron un incremento en 13 años de 2.152 por ciento”, aportó el Centro.

La intención de la Municipalidad era reforzar con presupuesto propio el Vale lo Nuestro, que entregaba apenas 150 pesos mensuales a sus beneficiarios, hasta llegar a 300 pesos mensuales, previa depuración del padrón para quedar en unos 33 mil beneficiarios. Esta es una de las opciones que se pusieron en consideración de la Nación. También existe la posibilidad de transferir el padrón a la Provincia para que se unifique con el de la Tarjeta Social. En ningún caso habrá novedades antes de febrero de 2018.

Durante dos meses La Voz solicitó al Ministerio de Desarrollo Social de la Nación que detallara cuáles eran los defectos que había observado en la liquidación del plan de 2016 y que informara si evaluaba continuar con los aportes para el programa en la ciudad de Córdoba, sin respuesta.

Si bien su aporte no era significativo, la pérdida del Vale lo Nuestro encuentra un contexto social enrarecido (algo habitual en diciembre), que el Gobierno provincial busca atender con un pago extra de 300 pesos a los 69 mil beneficiarios de la Tarjeta Social.

La Tarjeta Social entrega 600 pesos mensuales, con 30 pesos extras aportados por los almaceneros y cubre mejor el interior que la ciudad de Córdoba, donde existía incompatibilidad con quienes tenían el Vale lo Nuestro, porque ambos programas se armaron sobre bases diferentes: mientras el beneficio que administra la Provincia cubre sólo a indigentes, el vale que entrega la Municipalidad incluye también a pobres.

Ayer se movilizaron nuevamente organizaciones sociales por módulos alimentarios frente a la sede de la Cámara de Comercio de Córdoba en el Centro de la ciudad. Hicieron una olla popular y cortaron el tránsito. Prometieron volver a hacerlo antes de Navidad.

El misterio de una decisión administrativa

Durante 12 años, el plan de ayuda alimentaria Vale lo Nuestro se entregó con irregularidades, pero nunca se cortó del todo, hasta este año. La Nación objetó la liquidación que hizo el entonces subsecretario de Políticas Sociales municipal, Walter Ferreyra, quien luego fue desplazado a otra área.
Fuente: www.lavoz.com.ar

INSTITUCIONAL 29/11/2017

El pasado 29 de noviembre la Institucuón fue reconocida por sus 113 años de vida.

Dicho reconocimineto se llevó a cabo en la Legislatura de Córdoba, en dónde todas las voces vivas de nuestra provincia tomaron la palabra y con sentidas palabras honraron estos 113 años de trabajo ininterrumpido Institucional.

Estamos más que agradecidos a toda la sociedad cordobesa por la confianza depositada por tantos años!

Esto nos alienta a redoblar todos nuestros esfuerzos por seguir trabajando por la defensa de nuestro sector comercial , atentos a sus problemáticas, buscando constantemente la resolución de las mismas, capacitando y profesionalizando a cada uno de nuestros asociados. 

Conectando, vinculando, fortaleciendo e innovando a este vasto sector que necesita cada vez más herramientas para crecer.

Gracias y sigamos caminando hacia el Bicentenario!!!

03/12/2017 Vía Cordoba
Por Pablo Petovel
Novecientos noventa y nueve dólares. Eso valía el Bitcoin en enero de este año. La cotización de este domingo (agárrese porque no lo va a poder creer): 10.506 dólares. Así es: los que invirtieron en esa moneda virtual obtuvieron una ganancia del 951 por ciento.

Por ejemplo, si en enero, con 9.990 dólares, usted hubiera comprado 10 Bitcoin; ahora, 11 meses después, tendría un total de 105.060 y una ganancia neta de 95.070 dólares. Dicho de otra forma: podría haberse comprado un departamento de dos dormitorios en Alta Córdoba.

Pero dejemos la criptomoneda y vayamos a algo más tangible: en qué otras cosas podría haber invertido para ganarle a la inflación de 2017, que hasta octubre, según el IPC Córdoba, ya va por el 19,25 por ciento.

Para el Centro de Almaceneros de Córdoba, una de las mejores opciones fue el aceite. Según le dijo a Día a Día Vanesa Ruiz, gerente de la entidad, “desde febrero y hasta octubre el aceite trepó 83 por ciento”. Es decir que si hubiera “invertido” –por ejemplo– 1.000 pesos en botellas de aceite en enero y las vendiera ahora, hubiese ganado 830 pesos: un asadito para la flia. Para los almaceneros, también subieron por encima de la inflación los vinos (+75 por ciento), las leches (+50) y el paquete de azúcar (+45).

En la lista de las grandes inversiones de 2017 también está la nafta.
El litro de Infinia de YPF costaba el 31 de diciembre pasado 20,88 pesos y, hasta la semana pasada estaba en 26,64. Esto es un 27,5 por ciento más en 11 meses. Pero el fin de semana se aplicó un nuevo aumento debido a la suba del petróleo y a la reposición del precio de los biocombustibles con los que se corta la nafta y el gasoil en Argentina.El nuevo precio del litro: 28,24 pesos, un 35,1 por ciento en el año.

Otra buena inversión: Branca. La botella de 750 ml de fernet de la marca italiana pasó de los 145 pesos que costaba en el Año Nuevo pasado, a 189 pesos ahora. Un aumento del 30,34 por ciento, 10 puntos más que la inflación. Dicho de otra forma, la misma plata que en enero le alcanzaba para cuatro botellas, ahora le alcanza para tres.
Y hay más: asfalto. Según el Índice de la Construcción de Córdoba, el asfalto subió 38 por ciento en 10 meses, de la mano de la fuerte demanda de las constructoras para obra pública.

Otra: las Lebacs. El que invirtió en Letras del Banco Central en enero hoy tiene en su cuenta 22 por ciento más.

Los que perdieron. Entre los que no lograron rendimientos superiores a la inflación se destaca principalmente el dólar. La moneda norteamericana creció apenas un 8,65 por ciento desde enero: en el primer mes de 2017 se vendía a 16,30 pesos y, hasta hace algunos días, cotizaba a 17,71. Menos de la mitad de la inflación.

Lo mismo para el oro. El metal precioso, que en otros años fue una de las mejores inversiones, esta vez apenas si superó el 10 por ciento. En enero, la onza cotizaba a 1.151 dólares y ahora está en 1.293.

¿Plazo fijo? Tampoco: a comienzos de este año un plazo fijo a 365 días se ofrecía al 15,25 por ciento en el Banco Nación, un rendimiento por debajo de la inflación, aunque bastante por encima del dólar, un rival directo a la hora de competir por los ahorros de los argentinos.

Qué es el Bitcoin

Como hace 20 años nos acostumbramos a la palabra “Internet”; y hace 10, a “Facebook”; ahora recuerde ésta: “Bitcoin”.

Bitcoin es una moneda virtual e intangible. “No se puede tocar”, como ocurre con las monedas o billetes tradicionales, pero puede utilizarse como medio de pago en la mayoría de los países, siempre a través de la web. No existe de forma física, por ende, no se pueden sacar de un cajero ni tenerlo en casa. “Es como el dinero de Internet. Así como existe el peso en Argentina o el euro en Europa, el Bitcoin es un dinero global”, explica Ariel Aguilar, de Relaciones Institucionales en BitcoinArgentina.org.
Lo que lo hace diferente a cualquier otro medio de pago es la descentralización. El Bitcoin está fuera del control de cualquier gobierno, institución o entidad financiera. Al control lo realizan, de forma indirecta mediante sus transacciones, los propios usuarios a través de los intercambios, de una manera “ultrasegura” y muy complicada de explicar que se compone de bases de datos encadenadas y dispersas entre servidores de todo el mundo.

¿Por qué aumentó tanto (1.000% en 11 meses)? Porque la demanda crece y la oferta será finita.

No se emitirán más de 21 millones de Bitcoin, un límite que se alcanzará en 2030 y año a año se emiten cada vez menos. Sin embargo, para muchos, el valor del Bitcoin es una enorme burbuja que en algún momento explotará. Hoy, nadie lo sabe.