Martes, 10 Septiembre 2019 12:57

Daños colaterales

Valora este artículo
(0 votos)

Sábado 07 de septiembre de 2019 - 00:01 | Actualizado: 07/09/2019 - 00:09

JUAN TURELLO

La Argentina retrocedió unos pasos del abismo al que se enfrentaba. El control de cambios, que provoca daños colaterales aún no mensurables, logró estabilizar el dólar, redujo el riesgo país y mejoró las cotizaciones de bonos y acciones.
La sangría de divisas de las entidades financieras continúa, tras la salida de 7.596 millones de dólares, según datos del Banco Central.
La calma de estos días podría trastrocarse en los días previos al 27 de octubre, si las señales que brinda Alberto Fernández –el más votado en las primarias– siguen siendo confusas en cuanto a la política económica que aplicaría en caso de ganar los comicios.
El campo ya está en alerta por los enunciados de Felipe Solá, uno de sus principales colaboradores. Las dudas podrían revertir en parte las intenciones de siembra de maíz en favor de las de soja, dicen en la Bolsa de Cereales local. Ahora se sumó el sector petrolero y los bancos auguran un recorte en sus spreads y un complicado esquema de rescate de las Leliq.Jair Bolsonaro decidió apurar el acuerdo automotor, ante la inquietud que le genera una eventual administración peronista. En 10 años, regiría el libre comercio de vehículos y de autopartes, un fuerte desafío para la competitividad argentina.
Para muestra, otros botones: un productor de leche en polvo recuerda que en el período 2011-2015 se vio obligado a llenar el depósito del cuartel de bomberos del pueblo porque no conseguía autorización para venderla. Desde la cámara sectorial advierten que en ese período se produjo el “exporticidio” de seis mil pymes.
Pero volvamos a los datos de la realidad. El relevamiento de expectativas de mercado (REM) del Banco Central entre 39 consultoras y analistas anticipa un dólar a 67 pesos a fin de año, 15 por ciento más que la cotización actual.
El REM calculó que la inflación de agosto fue de 4,3 por ciento, a tono con el relevamiento de la canasta de La Voz y la del Centro de Almaceneros (4,1 por ciento). Para septiembre, prevé 5,8, y 55 por ciento en el año.
“Mayor inflación y altas tasas (el promedio de las Leliq ronda el 85 por ciento) harán caer más el consumo y la actividad, en un contexto de falta de cooperación política”, apunta la Bolsa de Comercio de Córdoba. ¿Chau al sueño “lo damos vuelta”?
El gobierno de Mauricio Macri logró el objetivo de preservar cierto nivel de reservas y evitar una hiperinflación, con su consiguiente impacto social. Pese a que logró el principal desafío, los daños colaterales comienzan a aparecer.
Las empresas perdieron capital de trabajo al prorrogarse por seis meses el pago de las letras de capitalización (Lecap). Los exportadores aducen que no es factible liquidar en 15 días las operaciones entre empresas locales y filiales, lo que afectará el comercio de automóviles y de productos agroindustriales.
Las operaciones inmobiliarias entre particulares están paralizadas, aseguran las cámaras sectoriales. El límite de 10 mil dólares mensuales perjudica esas transacciones, ya que los vendedores quieren dólares.
Sin embargo, apareció una gran oportunidad para los desarrollistas, que –admiten– tuvieron “un buen agosto, y septiembre va en la misma dirección”. Los inversores, en algunos casos del sector rural, hacen valer los dólares ahorrados, reconocen en el sector.
En julio, las ventas no financiadas (de contado) aumentaron 2,3 por ciento sobre julio de 2018, según la cámara desarrollista (Ceduc). “En momentos de inestabilidad, hay inversores que consideran que la mejor opción es el inmueble, por la seguridad que brinda en el corto plazo y su capacidad de recuperación”, apunta Fernando Reyna.
La ventana de oportunidades también se abrió para quienes deciden aprovechar las promociones en los autos cero kilómetros, o bien saltar a un modelo casi nuevo de usados. En agosto, esa operatoria subió 2,8 por ciento sobre igual mes de 2018, señaló la Cámara de Comercio Automotor.
Las miradas convergen hacia la clase política, a la que –desde todos los sectores– le reclaman acuerdos mínimos para que la Argentina encuentre un rumbo definitivo. “La dirigencia parece no estar a la altura del crítico momento”, sentencia Ercole Felippa, vicepresidente de los industriales cordobeses.

Fuente: lavoz.com.ar