Jueves, 08 Febrero 2018 15:49

Creen que se usará más el débito con la reducción de aranceles a tarjetas

Valora este artículo
(0 votos)

19 de enero de 2018 • Ciudadanos > Consumo
Por Redacción LAVOZ
LO MÁS IMPORTANTE
Un acuerdo estipula bajas progresivas hasta 2021.
En marzo, todos los establecimientos deberán usar Posnet.
La comisión que los comercios pagan a las tarjetas por cada venta que realizan bajó en el inicio de 2018 por encima del 20 por ciento, tras un convenio acordado entre el Ministerio de Producción, representantes de los comerciantes y las empresas emisoras de plásticos.

Mientras a comienzos de 2017 por cada venta el comerciante debía dar un 3 por ciento a la emisora de la tarjeta de crédito, en 2018 este porcentaje se redujo a 2,35 –el año pasado ya había habido una baja al 2,5 por ciento–.

En cuanto a las tarjetas de débito, la comisión a comienzos de 2017 era de 1,5 por ciento; luego pasó a 1,2 por ciento y, en la última modificación, a 1,1 por ciento.

“Esto tiene un impacto beneficioso en los comerciantes, pero apunta fundamentalmente a una formalización mayor de la economía, junto con la idea de una sociedad que no use tanto efectivo. Es muy bajo el porcentual que baja de las comisiones, por lo tanto, no se advertirá tanto en el precio”, detalló Vanesa Ruiz, gerenta del Centro de Almaceneros de Córdoba.
“Como miembro de Came (Confederación Argentina de la Mediana Empresa), estamos trabajando para la obtención de Posnet sin costo en nuestros comercios, haciendo capacitaciones, para poder desmitificar el uso de la tarjeta, el miedo a utilizarla, mostrando los pros y los contras”, agregó. “Esto ayuda a que la gente se anime. Igualmente, comparado con otros países, tenemos comisiones altas. Perú y Brasil, por ejemplo, están en torno al 1,5 por ciento en tarjetas de crédito”, agregó.

La utilización de las terminales tendrá a fines de marzo un momento bisagra al finalizar el cronograma de fechas en el que se emplaza a todos los sectores a instalar estos dispositivos.

A partir de abril –de no mediar ninguna prórroga–, se incluirá a quienes facturen como monotributistas; esta medida será un enorme desafío, ya que el número que actualmente recibe tarjetas es menor.

Hace un año, se informaba que en un universo de 54 mil pequeños negocios en toda la provincia, sólo 3.800 contaban con Posnet.

“La baja de aranceles obviamente es positiva, pero no es el eje central del ahorro para el comerciante, y menos para el comprador. El impacto en el precio es prácticamente nulo. El mayor problema que tenemos es la financiación de los productos”, apuntó Cristian Pastore, director general de la Cámara de Comercio de Córdoba (CCC).

Principales costos

Para Pastore, la reducción de la comisión puede ser más significativa para los almaceneros. De todas formas, aclaró que todos los comerciantes tienen costos mayores que los aranceles de las tarjetas y que tienen una incidencia importante en el precio.

“El gasto bancario está primero, con el costo de mantenimiento. También está el hecho de tener que tributar por la facturación. Cuando al producto lo pagan 760, el comerciante tributa por mil”, añadió. Destacó que la acreditación es a 60 días.

El uso de tarjetas no sólo implica una disminución de la economía en negro –lo cual favorece la recaudación impositiva–, sino también el costo operativo del traslado constante de billetes –con las medidas de seguridad que implica–, con cajeros automáticos abarrotados de clientes que demandan efectivo.

La reducción del arancel se realizó tras un acuerdo firmado el año pasado por el ministro de Producción, Francisco Cabrera, la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) y la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came), en representación de los comerciantes, y las empresas Prisma (licenciataria de Visa), First Data (Mastercard), Cabal, Tarjeta Naranja, Italcred y Tarshop.

Hacia 2021, se espera que las comisiones sean de 1,8% y 0,8% para crédito y débito, respectivamente.

Miles de beneficiarios de planes usan tarjeta

Engrosaron así la población bancarizada en Córdoba.

Desde el Centro de Almaceneros se apuntó que hay negocios donde la utilización del posnet se tradujo rápidamente en un aumento de hasta el 20 por ciento de sus ventas.

La extensión de la red de terminales de cobro implica una comodidad para las personas que no deben retirar plata de los bancos para poder realizar las compras –con cajeros constantemente sin dinero y largas colas– y una oportunidad para los comerciantes de captar clientes.

Entre estos se encuentran los miles que cuentan con alguno de los beneficios que dan los gobiernos mediante tarjetas. La Secretaría de Empleo de la provincia administra cuatro planes que suman un total de 38 mil beneficiarios que cobran entre 3.500 pesos (PPP, Pila y Por Mí) y 4.000 pesos (PPP Aprendiz), mientras que el Ministerio de Desarrollo Social tiene uno (Tarjeta Social) con 69 mil beneficiarios que cobran 700 pesos.

Otro gran caudal está asociado a las asignaciones de Anses. En Córdoba, durante 2017, 301.275 niños y adolescentes cobraban la AUH, un total de 309 millones de pesos mensuales.