Lunes, 12 Marzo 2018 16:07

Almaceneros preocupados por el pico de la inflación: 2,44 por ciento

Valora este artículo
(0 votos)

28 de febrero de 2018, 21:18 • Política > centro de almaceneros
Por Redacción LAVOZ
LO MÁS IMPORTANTE
El estudio señala el aumento de precios más alto desde abril de 2017.
La Canasta Básica Alimentaria subió el 2.73 por ciento.
El relevamiento mensual de precios del Centro de Almaceneros de Córdoba (CAC) señaló que la inflación durante febrero fue del 2,44 por ciento para la Canasta Básica Total (CBT) y de un 2,73 por ciento para la Canasta Básica Alimenticia (CBA).

Las cifras encendieron las luces de alerta de los almaceneros. Indicaron que se trata del porcentaje más alto desde abril del 2017, cuando registraron un alza en los precios del 3,17 por ciento. En lo que va del año, la inflación acumulada alcanzó el 4,26 por ciento contra el 3,44 por ciento de igual bimestre del 2017.

“El aumento de la CBA es uno de los más preocupantes. La suba de impactó directamente en los alimentos y en los productos de alta rotación, como el azúcar”, dijo Vanesa Ruíz, gerente general de CAC.

En total, el estudio establece que una familia necesita 18.425,96 pesos para estar por encima de la línea de pobreza, es decir 614 pesos por día. Y 10.495,48 para satisfacer sus necesidades básicas alimenticias; 349 pesos al día.

El incremento de precios también se sintió en el ritmo de la actividad, que sufrió un freno en relación al mes pasado. En enero de 2018 el rubro registró una suba de 1,15 por ciento, mientras que febrero estuvo por debajo de un dígito: 0,93 por ciento.

De acuerdo con los datos del estudio, la suba de los precios impacta directamente sobre la conducta de los consumidores. Principalmente observan el reemplazo de primeras marcas por otras más económicas en alimentos y productos de limpieza, y el cambio en la composición de la dieta.

“Realmente se ha dejado de consumir carnes y leche y la gente, sobre todo en los sectores más humildes, se vuelca al consumo de pastas secas”, señala Ruíz. El estudio señala que el consumo de lácteos fue reemplazado por productos de menor calidad, como los alimentos a base de leche yoghurt. El consumo de este tipo de los sustitutos aumentó un 15,12 por ciento en un año.

El estudio está realizado sobre la base de 50 productos tomados en 1.000 comercios.