Dpto. Prensa

Dpto. Prensa

Inflación en Córdoba

15/10/2019 | 11:06

Según el último relevamiento del Centro de Almaceneros de Córdoba, una familia tipo necesitó este mes $35.322 para no caer en la línea de pobreza.
Al respecto, Vanesa Ruiz, titular de la entidad, dijo a Cadena 3 que la inflación que registraron fue de 4,86%, mientras que de enero a septiembre tuvo un acumulado de 36,41%.
“En materia de precios observamos un fuerte incremento en canasta básica alimentaria de un 5,47%. Los precios de los alimentos tienen un acumulado interanual de septiembre a septiembre de 60,82% y una familia tipo necesitó $23.439 para no caer en la línea de indigencia”, profundizó.
Por otra parte, manifestó que por la quita del IVA y la canasta de emergencia anunciada por el gobierno los productos de necesidades básicas tuvieron un incremento inferior.
Así indicó que la yerba tuvo un incremento del 20%, la carne del 10% y el azúcar de un 8%. No obstante, remarcó: “Hemos visto un fuerte incremento en lo que es café, del 15% y en todos los productos de limpieza e higienes, sobre todo en los pañales, también del 15%”.
Informe de Rony Vargas.

Fuente: www.cadena3.com

Política Economía

JUAN TURELLO

Sábado 19 de octubre de 2019 - 00:01 | Actualizado: 19/10/2019 - 00:16

El  actual tiempo electoral ofrece un contraste impactante. Los candidatos muestran sus sonrisas en los carteles de propaganda y en las fotos de los actos partidarios. Afirman que lo que vendrá será mejor y que rápidamente el país dejará atrás la caída de la economía.
Por el contrario, la mayor parte de los argentinos se muestran serios o preocupados. Las encuestas cualitativas de opinión parecen darles la razón: sólo un tercio de los ciudadanos cree que la economía mejorará en el próximo semestre, que incluye los 100 días de “la luna de miel” de quien sea presidente electo.
El porcentaje es similar entre las grandes empresas, según la encuesta de D’Alessio-Irol difundida en el 55° Coloquio de Idea en Mar del Plata. Este grupo es el que moviliza las grandes inversiones que se necesitan para generar empleo y derrotar a la pobreza.
El deprimido ánimo de los consumidores es comprensible. La inflación fue de 5,9 por ciento en septiembre; acumula 37,7 por ciento en el año, y roza el 54 por ciento en los últimos 12 meses.
La economía podría completar en 2020 tres años consecutivos de caída. El abismo parece insondable. En 2018, la actividad cayó 2,6 por ciento y para este año podría retroceder 3,1 por ciento, según proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI). El Banco Mundial y consultoras internacionales también nos bajan el pulgar.
Pesimismo de largo aliento
El FMI prevé para 2020 otra caída, de 1,3 por ciento, y una inflación que rondaría el 40 por ciento.
El Gobierno adjudica la suba de septiembre –la tercera más alta de la gestión de Mauricio Macri– a la fuerte devaluación post-Paso. El alza de precios no se detuvo en octubre, según advierte Vanesa Ruiz, gerenta del Centro de Almaceneros y Autoservicios de Córdoba.
Además de los mayores costos por la suba del dólar, las grandes firmas ya comenzaron a retocar los precios para posicionarse ante el congelamiento que regiría desde diciembre, en caso de ganar el Frente de Todos. Alberto Fernández prometió un pacto social para moderar las expectativas, junto con un aumento salarial y de jubilaciones de 20 por ciento, que –dado el actual comportamiento– resultaría insuficiente.
Por distintas razones, pero fundamentalmente como un refugio para los ahorros, el dólar ya inició una carrera alcista.
En los últimos días, se amplió en forma notable la brecha entre el dólar minorista –al que pueden acceder los particulares– y el blue, para operaciones de dinero en negro, o el de “contado con liquidación” (CCL), que es el modo en que inversores y empresas sacan el dinero para depositarlo en una cuenta en el exterior. La experiencia indica que esa brecha se cierra con una suba del dólar oficial.
El pacto social en danza y la suba del dólar prefiguran un escenario de inflación alta para los próximos meses.
Este dato castigará aún más el consumo, que retrocedió 9,4 por ciento en septiembre, según la consultora Scentia.
Con una demanda deprimida, la industria tardará en recuperarse. “No vemos un panorama alentador para el próximo trimestre; además, las medidas que adopte el gobierno que asuma el 10 de diciembre tardarán unos meses en hacer sentir sus efectos, por lo que hasta marzo-abril de 2020 no vemos un escenario positivo”, advierte Marcelo Uribarren, titular de la Unión Industrial de Córdoba (UIC).
El indicador fabril está en retroceso continuo desde hace 18 meses.
Hay algo más de optimismo entre los hombres de campo, de no existir un fuerte aumento en los impuestos y en los servicios.
Por ahora, las sonrisas son sólo el común denominador de los candidatos en campaña.

Fuente: www.lavoz.com.ar

CIUDADANOS. ACTIVIDAD COMERCIAL

GABRIEL ESBRYJueves 12 de septiembre de 2019 - 00:31 | Actualizado: 12/09/2019 - 09:38

Según un relevamiento de La Voz en las nueve manzanas de mayor movimiento, de 1.241 espacios, 177 están cerrados.En el Cerro llega al 17% y en Yofre es de 8%.La caída de ventas es el principal motivo de cierre.El comercio minorista de la ciudad de Córdoba ya sufre 19 meses de bajas consecutivas en sus ventas. Y cuando el mostrador no se mueve, a muchos negocios no les queda otra opción que cerrar sus puertas. 
Según un relevamiento que realizó La Voz la semana pasada en las nueve manzanas con mayor actividad comercial del microcentro, el número de locales comerciales vacíos en el Centro de la ciudad de Córdoba aumentó significativamente en los últimos meses.Sobre un total de 1.241 locales comerciales disponibles, 177 estaban vacíos, lo que equivale a una vacancia del 14,3 por ciento. En enero de este mismo año, la proporción de locales en alquiler o venta era del 11,6 por ciento.En el Cerro de las Rosas la vacancia es aún mayor, mientras que en Alta Córdoba es muy parecida y en la Altolaguirre, la calle principal de Yofre, la crisis parece impactar menos.En el Centro, el incremento de locales desocupados se observa tanto en aquellos que dan a la calle como entre los que están en una galería. De los 177 locales libres, 36 tienen su frente hacia alguna calle del Centro o a la peatonal (el 20,3 por ciento), mientras que 141 están ubicados en algún pasaje comercial bajo techo (el 79,7 por ciento).La vacancia de locales en las galerías responde a muchos factores, no necesariamente vinculados a la situación económica. En muchos casos, se trata de pasajes que nunca funcionaron comercialmente, cuyos locales se han transformado en depósito de otros negocios con salida a la calle.
La galería Italia, sobre la segunda cuadra de avenida General Paz, o la Vía de la Fontana, sobre calle 9 de Julio, son una clara muestra. Cada una tiene más de 10 locales vacíos en estos momentos. Otro caso de alto índice de vacancia es el paseo Santo Domingo, que cuenta hoy con más de 30 locales en alquiler.
Pero no todos los pasajes comerciales funcionan mal: las galerías Rex o Cervantes prácticamente no tienen locales vacíos, por ejemplo.
En el caso de los locales que dan a la calle, el número de espacios vacíos es menor, pero hay que tener en cuenta que se trata de inmuebles comerciales con una ubicación preferencial en el microcentro cordobés, muchos de ellos en el corazón del área peatonal, por donde pasan miles de personas cada día.
Un caso paradigmático sigue siendo un local de grandes dimensiones ubicado en la esquina de Deán Funes y Rivera Indarte, frente a la Legislatura Provincial, que hace varios meses que está vacío, sin que consiga un nuevo inquilino. El año pasado, albergaba un enorme outlet de prendas de vestir femeninas.
Las tres primeras cuadras de la calle 9 de Julio, una de las de mayor actividad mercantil de la ciudad, también presentan varios locales vacíos en estos días. Nueve espacios de esta tradicional arteria céntrica muestran hoy un cartel de “Se alquila” en sus frentes.
En toda el área relevada por este diario, además de los locales vacíos, también se pudo observar un número importante de comercios que anuncian en sus vidrieras “liquidaciones por cierre”.
Flexibilizados
Entre las entidades mercantiles y las cámaras inmobiliarias, preocupa el alto nivel de vacancia de locales comerciales en el Centro.
“Esta situación se da por la fuerte caída en el consumo. Hace meses que las ventas minoristas no repuntan, y tampoco se observa un buen panorama para la actividad comercial hasta fin de año”, le dijo a La Voz Edgardo Calás, representante del Colegio Inmobiliario ante la Cámara de Comercio de Córdoba (CCC).
El inmobiliario explicó que en los últimos meses los dueños de locales comerciales en el Centro están haciendo todo lo posible para que los negocios se mantengan abiertos. “El propietario que tiene un local alquilado trata de que no se vaya el inquilino, flexibilizando las condiciones del alquiler. Y los que tienen el local desocupado, están dispuestos a negociar”, aseguró.
En algunos casos, para lograr que un local se ocupe se bonifica el primer mes de renta, mientras que en otros se reduce el precio del alquiler durante el primer trimestre, hasta que el negocio comience a consolidarse. “Tener un local vacío también genera pérdidas para el dueño”, reconoció Calás.
Hoy, el alquiler de un local mediano en el microcentro cordobés, en la zona de la peatonal, con su frente a la calle, puede llegar a costar unos 70 mil pesos por mes. Y uno en una galería, alrededor de 30 mil pesos.
La misma preocupación tienen en la Cámara de Comercio de Córdoba (CCC). Según la principal entidad mercantil local, el nivel de vacancia en el Centro ya ronda el 18 por ciento. “En números, esto representa unos 900 locales vacíos, sobre un total de cinco mil localidades disponibles”, le dijo a La Voz Cristian Pastore, director ejecutivo de la CCC.
“Con la crisis, es una situación esperable. La vacancia histórica en el microcentro era del cuatro al 6 por ciento, pero ahora se disparó. Por caso, sorprende y alarma lo que pasa en la 9 de Julio, una calle emblemática para el comercio, que hoy tiene muchísimos locales libres”, lamentó Pastore.
Según el directivo, la principal explicación de esta situación pasa por la fuerte baja en las ventas. “Llevamos 19 meses consecutivos de caída, eso explica todo. Desde enero de 2018, no hubo un solo mes que nos permitiera asomar la cabeza arriba del agua”, indicó.
Pastore dio que en mayo, junio y julio la tendencia avanzaba hacia una desaceleración de la caída en las ventas. “Pero que en agosto, las elecciones Paso fueron un mazazo: la gente se asustó y se retrajo por completo la demanda. En los primeros días tras la devaluación, algunos rubros aprovecharon la compra de oportunidad, pagando de contado, pero en general el sector se paralizó”, explicó.
Almacenes de barrio
En los barrios, el cierre de locales también está a la orden del día. Según datos del Centro de Almaceneros de Córdoba, en lo que va de 2019 abrieron 166 comercios y cerraron 393, con un saldo negativo de 227 negocios que clausuraron definitivamente sus persianas.La medición interanual arroja el siguiente resultado: abrieron 286 negocios, y cerraron 665, con un saldo neto de 379 cierres definitivos.“Esto tiene un impacto directo sobre el empleo. Por cada negocio de barrio que cierra, se estima que 2,5 personas se quedan sin trabajo”, le dijo a La Voz Vanesa Ruiz, gerenta del Centro de Almaceneros.

Fuente: lavoz.com.ar

Jueves, 12 Septiembre 2019 12:38

Una “mosca blanca” en barrio Yofre Norte

CIUDADANOS . ACTIVIDAD COMERCIAL
HÉCTOR BRONDO Jueves 12 de septiembre de 2019 - 00:01 | Actualizado: 12/09/2019 - 00:09

En Jacinto de Altolaguirre, una de las calles de mayor movimiento comercial de barrio Yofre Norte, sobre un total de 273 locales disponibles para la actividad, 22 están desocupados.
La vacancia del 8,05 por ciento fue verificada a través de un relevamiento que realizó La Voz la semana anterior, en el tramo de 12 cuadras comprendido entre las avenidas Arturo Capdevila y Las Malvinas de ese vecindario popular, al este de la ciudad de Córdoba.
A diferencia de lo que se observa en el Centro y en la avenida Rafael Núñez, por ejemplo, en este corredor barrial, la mayoría de los locales afectados a la actividad mercantil es de superficie pequeña (de entre 35 y 45 metros cuadrados) y funcionan en la vivienda que ocupan sus dueños.
También hay muchos negocios explotados por los mismos propietarios del inmueble.
Esto hace que no se consideren el pago del alquiler y de otros ítems en los costos fijos de la explotación.
“La característica del rubro inmobiliario destinado al comercio en este sector es la siguiente: en la actualidad hay mucha oferta y escasa demanda de alquiler de locales comerciales, en general, pero es muy distinto lo que sucede en la calle De Altolaguirre; ahí, lo que se ofrece se coloca rápido porque son locales muy buscados”, aseguró Marcos, de Recursos Inmobiliaria.
Sobre esa vía principal y puntos aledaños, los valores del alquiler de un local chico van de 8.500 a 10 mil pesos, según la ubicación y la superficie cubierta, precisó el corredor de negocios.Otra particularidad del sector es la alta rotación, acotó la fuente consultada.

Sobre la arteria relevada, también hay locales de superficies amplias que se observan consolidados, como un supermercado, un par de farmacias, varias tiendas y una casa de indumentaria deportiva, entre otros.

Los pequeños negocios barriales, impactados
El Centro de Almaceneros relevó 393 cierres de locales.En los barrios, el cierre de locales también está a la orden del día. Según datos del Centro de Almaceneros de Córdoba, en lo que va de 2019 abrieron 166 comercios y cerraron 393, con un saldo negativo de 227 negocios que clausuraron definitivamente sus persianas.La medición interanual arroja el siguiente resultado: abrieron 286 negocios y cerraron 665, con un saldo neto de 379 cierres definitivos.“Esto tiene un impacto directo sobre el empleo. Por cada negocio de barrio que cierra, se estima que 2,5 personas se quedan sin trabajo”, le dijo a La Voz Vanesa Ruiz, gerenta del Centro de Almaceneros.La crisis es la causa.

En agosto se cumplió la 19ª baja interanual consecutiva en las ventas, según datos del Observatorio de la Actividad Comercial de la CCC.

Jueves, 12 Septiembre 2019 12:31

Locales vacíos, otro indicador de la crisis

CIUDADANOS. BUENOS DÍAS CÓRDOBA

ADRIÁN BASSOLA Jueves 12 de septiembre de 2019 - 00:01 | Actualizado: 12/09/2019 - 00:09

La crisis que vive el país es tan profunda y generalizada que prácticamente no hay actividad que pueda mostrar números positivos o al menos equilibrados.
Muchos de los indicadores de la magnitud de los problemas de la economía argentina se nos ofrecen a cada paso, en los más diversos formatos, incluso mientras caminamos por las calles de la ciudad de Córdoba.
El que desarrollamos en nuestro Primer plano de hoy pertenece a ese grupo: la gran cantidad de locales comerciales vacíos que se aprecia fundamentalmente en el Centro es señal inequívoca de que las cosas no andan bien.
Siempre fue así. Ocurrió durante la última gran crisis de 2001 y en otros momentos de nuestra historia reciente. Cuando las variables económicas se contraen, las zonas comerciales comienzan a desertificarse, jaqueadas por la “acción de pinzas” que ejercen, por un lado, la suba de costos (tasas, alquileres, salarios) y, por el otro, la incontrastable merma de clientes.
El relevamiento que La Voz realizó días atrás en las nueve manzanas más comerciales de la zona céntrica cordobesa arrojó un 14 por ciento de locales vacíos (177 sobre 1.241).
Es que en el Centro la crisis no sólo golpea elevando los costos y restando clientes que tienen menos poder adquisitivo, sino también plagando las calles de marchas de protesta, acampes y otro tipo de manifestaciones. Los comerciantes encuentran en esas aguas revueltas otra de las razones de su desgracia.
En la zona del Cerro de las Rosas, sobre la avenida Rafael Núñez, la situación es aún más grave.
Aunque con menos intensidad, el mismo fenómeno se registra en otros puntos de la ciudad, distintos en su conformación, como los barrios Alta Córdoba y Yofre.
Distintas agrupaciones de comerciantes, incluso la que nuclea a los almaceneros de los barrios, confirman la gravedad del problema.
La situación está obligando a propietarios e inquilinos a entablar negociaciones para intentar evitar el cierre, que no le conviene a nadie.

Fuente: lavoz.com.ar

POLÍTICA PRIMER PLANO

V. DIGÓN Y M. CALDERÓN Martes 03 de septiembre de 2019 - 00:01 | Actualizado: 03/09/2019 - 00:07

Santiago es taxista. Hace poco, le llegó la fecha de cambiar el auto por un modelo más nuevo para no incumplir con la ordenanza que regula el rubro en el que presta servicios. Logró obtener un coche más nuevo que el anterior, pero se llevó una amarga sorpresa cuando fue a colocar el tubo de gas.
“En dos empresas no me quisieron vender, porque no tenían claro el precio del equipamiento. En el tercer negocio del rubro que visité, me puse firme y les expliqué mi situación; si tengo que salir a la calle con el auto andando a nafta, me fundo. Por suerte, fueron considerados y me solucionaron el problema”, contó aliviado.
2. Paola es fumadora y hace un tiempo se dio cuenta de que si armaba sus propios cigarrillos gastaba menos dinero y consumía menos cantidad de tabaco. “El domingo fui a un quiosco de barrio Colón a comprar la marca que consumo con habitualidad. Y no sólo no conseguí el producto, sino que tampoco había alternativas. Me explicaron que los proveedores no están entregando los paquetes de tabaco”, relató la mujer.
3. Gisela tiene una fábrica de pastas. Después de las Paso, su proveedor de harinas le aumentó un 50% el precio. “Cuando amenacé con comprarle a otro proveedor, bajó a 25%”, dijo. También tuvo problemas con el proveedor de cajas: “Teníamos que retirar un pedido el viernes antes de las Paso. Como no pudimos ir ese día, fuimos el lunes y nos dijeron que nos entregaban sólo la mitad de la mercadería con aumento del 15% y que a la otra mitad la iban a vender cuando supieran qué precio ponerle”, explicó. “Así nos pasó con todo. Cada uno hizo lo que quería con los precios y la mercadería. En cambio, nosotros recién ahora aumentamos al cliente con los precios actualizados y sólo fue un 10%, y no 20% o 50%, como hicieron otros”, aclaró.

4. Andrés (nombre ficticio) es encargado de fábrica de una empresa de casas prefabricadas. En el último mes, las ventas se frenaron porque dependen de los insumos para fabricar las viviendas. “En chapas y en aberturas, tenemos frenadas las entregas porque la mayoría de los corralones venden las chapas con un 80 por ciento de incremento en los precios. Esta especulación se hace, según me explicaron, porque no saben hasta cuánto va a subir el dólar. También subieron las maderas, las griferías, los clavos y los productos de metal”, explicó el encargado.
5. Florencia tiene una librería en Monte Cristo. “Estoy manteniendo el negocio porque me gusta y no quiero cerrarlo, pero no me está ayudando económicamente”, aclaró desde un primer momento.
Sobre la suba del dólar, explicó: “Tengo que estar consultando los precios constantemente a los proveedores, porque suben semana a semana. Es indignante. Pasé de tener una plasticola a 28 pesos, luego a 35 y después a 45 pesos en poco tiempo”. En su casa también se sintió el efecto de la crisis: “Tengo la bacha del baño anulada. En otro momento, la hubiese cambiado; ahora no. Tratamos de no endeudarnos”, dijo.
6. Guillermo es electricista. Explicó que después de las Paso algunos proveedores estaban dos o tres días para vender un producto, o anotaban los materiales y después te los cobraban al nuevo precio. “No es la primera vez que me pasa. Yo tengo 60 años y lo he visto en la época de los militares y con la hiperinflación. Esto es algo que pasa más allá de la coyuntura”, admitió.


Guillermo, además, se refirió a la falta de trabajo: “Estas crisis hacen que la gente se paralice y no realice los arreglos necesarios en la casa. Hay muchas viviendas precarias con malas conexiones eléctricas, y eso es un peligro”, concluyó.
7. Lucas tiene rota la canilla de la cocina. Llamó a un plomero que le dijo que tenía que cambiar el vástago. Fue a tres ferreterías de la localidad en la que vive, pero le dijeron que los proveedores no quieren venderles porque no tienen precio. Ahora está esperando que el plomero vaya a buscar el repuesto a un negocio mayorista, cuando pueda viajar a Córdoba. “Mientras tanto, tengo una canilla que gotea hace 10 días. Antes esto se resolvía mucho más rápido. Ibas a la ferretería y en 15 minutos el plomero hacía el cambio”, explicó Lucas.
8. Vanesa Ruiz, del Centro de Almaceneros, cuenta que algunos proveedores aumentan demasiado los precios y los almaceneros deciden cambiar de proveedor o reemplazar marcas. “Esto puede provocar un faltante puntual de alguna marca en particular; es porque los comerciantes toman la decisión de cambiar la marca que, por lo general, ofrecen a los clientes. De esta manera, cuidan las ventas propias y evitan pagar un precio desmedido a la hora de resolver su propio stock”, describió Ruiz.


9. Silvana trabaja en una fábrica de mosaicos. “Acá compramos tarimas para trasladar los mosaicos, pero los fabricantes no nos podían vender porque a ellos, a su vez, no les vendían los clavos, insumos básicos para su fabricación. Ahora nos piden que paguemos por adelantado, cuando antes se hacía con cheques a entre 30 y 60 días”, explicó.
Además, relató que ha tenido problemas con un proveedor de cajas al que ya le habían hecho la orden de compra dos semanas antes de las Paso: “Las cajas tenían que llegar el martes posterior a las elecciones, y nos dijeron que no las iban a entregar por el problema del dólar y que cuando lo hicieran, la suba iba a ser de 30%. Otros proveedores te trasladan la mitad del aumento del dólar para no perder tanto ellos ni nosotros”, admitió.
10. Adrián trabaja en el rubro textil y tuvo que comprar insumos sin saber cuánto tendrá que pagar por ellos. “Los proveedores de hilos nos entregaron la mercadería, porque somos clientes desde hace muchos años, pero sin precio. Nos dieron los hilos de marcas importantes y recién a fin de mes me van a poner un precio y me van a facturar”, dijo.


“En el área de las cuerinas (que usamos para hacer etiquetas), algunos artículos que son de principio de temporada directamente no te los venden”.

Fuente: lavoz.com.ar

SOCIEDAD martes, 03 de septiembre de 2019 · 10:11Córdoba.

A través de su informe mensual, el Centro de Almaceneros de Córdoba determinó este lunes, que una familia tipo necesitó $ 33.685 para no ser pobre durante agosto en la provincia; mientras que para no caer en la línea de la indigencia precisó $ 22.223.
La inflación registrada durante el octavo mes del año, por otra parte, fue de 4,12%; lo que lleva acumulada 30,09% desde enero según las cifras del Centro.
"Al cierre del mes 08/2019, luego de un periodo de 4 meses de desaceleración inflacionaria, agosto se presentó como el segundo mes del 2019 con mayor índice inflacionario (el primero fue febrero con 4,15%)", detalló en el documentó.
El Centro advirtió que "la fuerte devaluación de la moneda nacional - inmediatamente transcurrido el proceso electoral PASO- impactó de lleno en los precios en general - a excepción de los 'contenidos' por el Gobierno nacional como el caso de los combustibles - y en particular en el principal componente de la Canasta Básica Total: los alimentos". (Fuente: Cadena 3)

Fuente: eldiariodecarlospaz.com.ar

Sociedad 03/09/2019

Luego de tres meses consecutivos de relativa estabilidad y una leve baja, el índice inflacionario de agosto volvió a dar un salto impulsado por la devaluación del peso posterior a las elecciones primarias y la suba del dólar que se trasladó a los precios finales.Luego de tres meses consecutivos de relativa estabilidad y una leve baja, el índice inflacionario de agosto volvió a dar un salto impulsado por la devaluación del peso posterior a las elecciones primarias y la suba del dólar que se trasladó a los precios finales.
El índice de alza de los precios fue del 4,12 % de acuerdo al estudio mensual que realiza el Centro de Almaceneros de Córdoba, llegando a una inflación del 30,09 % acumulada durante los primeros ocho meses del año.
Con este índice, una familia tipo conformada por dos adultos y dos niños menores, necesitó $ 33.685,65 para no caer en la pobreza. La Canasta Básica Total tuvo un incremento interanual del 53,38 %.
En tanto, el monto de la Canasta Básica Alimentaria quedó fijada en $ 22.223. Lo que determina el límite para no caer en la indigencia. La Canasta Básica Alimentaria acumuló un incremento del 34,34 % en los primeros ocho meses del 2019 y del 63,21 % en el último año.
La actividad comercial se derrumba
Con relación a los movimientos generales que se analizaron en el comercios minoristas, almacenes y comercios barriales, se desprenden datos negativos y preocupantes.
“La actividad comercial de la Provincia de Córdoba, que tímidamente daba muestras de un pequeño recupero en los meses anteriores sufrió las consecuencias de la disminución del poder adquisitivo y de la incertidumbre económica, registrando en agosto una caída de 3,53 % respecto al mes anterior y de 5,86 % respecto al mismo mes del año anterior”, señala el informe.
Los datos del trabajo indican además que se cerraron 36 locales durante agosto y sólo se abrieron 12 nuevos negocios en los últimos 30 días.
Sube la morosidad
Otro de los indicadores medidos, tiene que ver con las ventas “al fiado” y el índice de morosidad registrado.
Durante agosto, las compras “al fiado” se incrementaron un 7,70 % y la morosidad en los pagos subió al 36,60 %, mientras que el índice de incobrabilidad de esas ventas (aquellas deudas que superan los 60 días desde el pazo de cobro), llegaron al 23,12 %.-
Fuente: cba24n.com.ar

Página 1 de 100