Dpto. Prensa

Dpto. Prensa

Jueves, 4 de febrero de 2021 · 10:45

(Sumario Noticias) Casi 1.400 comercios minoristas cerraron sus puertas entre febrero de 2020 y enero de 2021, según el relevamiento que lleva el Departamento de Estadísticas y Tendencias del centro de Almaceneros , Autoservicios y Comerciantes Minoristas de Córdoba.

La entidad informó que 1.389 establecimientos bajaron las persianas en los últimos 12 meses y describió un preocupante panorama para el sector: "En lo que respecta al Comercio Minorista de la provincia de Córdoba, disminuyeron los cierres respecto a meses anteriores, pero como efecto estacional y no por mejora de la dificilísima situación que atraviesa el sector".

"Para colmo de males de los comercios de proximidad -añade el informe- "todos los esfuerzos del Gobierno Nacional por contener el precio de los alimentos – Programa Precios Cuidados – Precios Máximos y el flamante Acuerdo de Precios en cortes de carne - se concentran en las Grandes Superficies, excluyendo de participación al comercio de cercanía y poniéndolo incluso en clara desventaja frente a sus clientes habituales".

En el mismo informe se calculó que la canasta básica total en Córdoba superó los $57.000 en enero.


Fuente: diariosumario.com.ar

03/02/2021

El dato surge del informe mensual elaborado por el Centro de Almaceneros. La Canasta Básica Total, que incluye gastos del hogar, trepó a los $57.240.

Una familia cordobesa necesitó durante enero del 2021 $41.191,07 para cubrir la Canasta Básica Alimentaria (CBA), según el relevamiento mensual que el Centro de Almaceneros realiza en la ciudad y en localidades del interior provincial.

La CBA se estima sobre un "Hogar Tipo II", según las clasificación INDEC. Es decir, una familia compuesta por cuatro miembros, cuyas edades oscilan entre 35 y 38 años para la pareja de mayores y entre cinco y ocho años para dos menores a cargo. Implica el relevamiento de 60 artículos en 1.500 establecimientos.

En tanto, desde el Centro indicaron que esa misma familia necesitó $57.240 para cubrir la Canasta Básica Total (CBT), que incluye también gastos no alimentarios como alquileres, servicios, educación, salud y movilidad.

La suba de la CBA alcanza el 4,62% y un aumento interanual del 44,42%, mientras que la CBT aumentó un 3,77% con un 38,88% de inflación comparada con enero del 2020.

A su vez, los almaceneros prevén una inflación del 48,50% para todo el 2021. "En los distintos gráficos precedentes, pueden observarse varios indicadores que muestran un franco debilitamiento de la economía familiar – menor poder adquisitivo / mayor endeudamiento -, crecimiento del desempleo, mayor dependencia del Estado para acceder a los alimentos básicos, atraso en el pago de las obligaciones, etc", indicaron.

Consumo

En comparación con el mismo mes del año pasado, incrementó un 42,85% el consumo de menudos de pollo, un 40,20% el de infusiones, 26,38% el de papas y 25,40% el de azúcar. En contrapartida, bajó 40,15% el consumo de pescado fresco, 39,60% el de galletas dulces y 38,50% el de cacao.

También mostraron bajas significativas los quesos (32,75%), la carne vacuna (32,85%) y las frutas (33,60%).

Cierre de comercios

En enero, 86 comercios minoristas de cercanías cerraron en Córdoba. Significa una baja en comparación a diciembre (137 cierres) pero como efecto estacional y no por mejora de la dificilísima situación que atraviesa el sector.

"Para colmo de males de los comercios de proximidad, todos los esfuerzos del Gobierno Nacional por contener el precio de los alimentos – Programa Precios Cuidados – Precios Máximos y el flamante Acuerdo de Precios en cortes de carne - se concentran en las Grandes Superficies, excluyendo de participación al comercio de cercanía y poniéndolo incluso en clara desventaja frente a sus clientes habituales", afirmaron desde la entidad.


Fuente: lmdiario.com.ar

Sábado, 06 Febrero 2021 13:50

¿Precios y salarios por la misma escalera?

Sábado 06 de febrero de 2021- 00:01

Los precios encendieron las alarmas en el Gobierno nacional, en las empresas y en las familias; en especial, los alimentos que aumentaron más de cinco por ciento en enero, según consultoras y actores del mercado.

Esas subas, además de acentuar la pobreza y la miseria, tienen un fuerte componente político en un año clave para los proyectos del Gobierno y del kirchnerismo.

Alberto Fernández necesita ganar la elección legislativa de octubre para evitar que su gestión se resquebraje; el kirchnerismo necesita retener el voto en el conurbano, donde manda el bolsillo (la supervivencia) más que otros valores.

Los precios no se tomaron vacaciones en enero, tras el cuatro por ciento de diciembre. La consultora de Orlando Ferreres estimó una inflación de 3,6% y Ecolatina (Lorenzo Sigaut Gravina), de 3,7%. Pero los alimentos subieron 5,7%; es decir, que lo necesario para subsistir trepó más de 50% en promedio respecto de los aumentos de otros bienes y servicios.

En Córdoba, el Centro de Almaceneros midió 4,6% en alimentos, con un acumulado de 44% en los últimos 12 meses. Los cordobeses destinan más de seis de cada 10 pesos de sus ingresos a alimentos, aunque un tercio de ellos no pudo completar una canasta básica en enero.

El relevamiento de La Voz en supermercados registró una suba de 5,5% en una canasta que incluye también productos de limpieza y de tocador.

¿Cuáles son las políticas del Gobierno para frenar la escalada?

El ministro de Economía, Martín Guzmán, quiere adormecer el dólar, para que no actúe como incentivo sobre los precios. Logró que el blue, que actúa como termómetro para buena parte de la sociedad, retrocediera de 195 a 150 pesos, pero liquidó bonos que rinden a su vencimiento entre ¡17 y 18 por ciento anual en dólares! en un mundo plagado de liquidez.

Las reservas del Banco Central son mínimas; de allí los problemas para pagar las vacunas que ofrecen Rusia y China.

Un sector del Gobierno actúa sobre las consecuencias, con precios máximos, precios cuidados, ofertas de 10 cortes de carne de novillo gordo, además de inhallables para millones de argentinos, y con aumentos en la ayuda social. Los acuerdos entre gremios y empresarios tienen corta vida.

Son aspirinas para un enfermo grave. Ahora, amenaza con subir las retenciones en tres puntos a la soja (33%), al trigo y al maíz (12%).

La materia prima incide 29% en el precio final en las carnicerías, y el trigo, 12% en el pan francés, según la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (Fada).

En diciembre, la participación del Estado en la renta agrícola alcanzó al 59%. Este es un buen indicador de los factores que influyen en los precios.

El Gobierno pretende congelar los valores de materias primas (granos, carne), mientras descongela combustibles, energía, impuestos y sueldos.

Guzmán, la CGT y los salarios

Guzmán anuncia que “los salarios le ganarán a la inflación”; ¿la del 29% del Presupuesto o la que proyectan consultoras en torno del 50% y la población en 45%, según la encuesta CIF-Universidad Di Tella?

José Pihen (SEP) adelantó la estrategia para el acuerdo con el Gobierno provincial que finaliza el 28 de febrero. “Antes de hablar de 2021, queremos hablar de recuperar entre 6-7% que perdió el salario real de los empleados públicos en 2020”, anunció.

Ante la reacción de la CGT, el Gobierno nacional ya admitió “una paritaria sin techo”. ¿Y la opinión del ministro de Economía? Los bancarios cerraron una paritaria de 29% para 2021, pero los bonos anuales y la participación en las ganancias terminan por duplicar esa cifra. “El 29% es para la foto”, admiten en el gremio.

No a todos los trabajadores les va igual; peor aún los informales (“en negro”).

La pérdida del salario real en 2020 fue la cifra que reclama Pihen. La caída interanual durante 35 meses consecutivos en los comercios minoristas de Córdoba certifica que los ingresos perdieron esa carrera.

Ahora, ¿los precios y los salarios van a subir por la misma escalera, como pretende el Gobierno? ¿O los trabajadores registrados van a tomar el ascensor?

Es la apuesta del equipo de Alberto Fernández, que también prevé alcanzar “la inmunidad de rebaño” en el 70% de la población para julio. Ambas apuestas serán claves en la elección legislativa.

Fuente: lavoz.com.ar

5 de febrero de 2021

Para el Centro de Almaceneros de Córdoba la inflación interanual se acercó al 39% en sus relevamiento

El Departamento de Estadísticas del Centro de Almaceneros, Autoservicios y Comerciantes de Córdoba registró una inflación del 3,77% en enero pasado, lo que amenaza con iniciar “la tendencia de lo que promete ser un año marcado por altos registros inflacionarios”, según alertó la entidad.

“La inflación interanual acumulada, es decir durante los últimos 12 meses, es de 38,88%”, informó el centro, que indicó que la inflación proyectada por su Departamento Estadístico para 2021 es de 48,5%.

El organismo estimó que la Canasta Básica Total (CBT) ascendió durante enero a 57.240,31 pesos, por lo que una familia de cuatro integrantes precisó de ese monto por mes (o de 1.908 pesos diarios), para no caer bajo la línea de pobreza.

Las variaciones de mayor relevancia se registraron en “Alimentos y Bebidas” con un 4,62%; “Bienes y Servicios Varios” con un 3,71%; “Combustibles” con el 6,7%; “Equipamiento y Mantenimiento del Hogar” (+3,93%); “Esparcimiento” (+4,35%); “Indumentaria y Calzados” (+3,65%); “Transporte” (+5,11%); y “Salud” (+2,58%).

 

Fuente: hoydia.com.ar

Martes 12 de enero de 2021 - 15:07

Lo informó el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

El Ministerio de Desarrollo Social de la Nación informa que los fondos de la tarjeta Alimentar se acreditarán el viernes 22 de enero,  que implicará un total de 4 mil pesos para las y los titulares que tienen un niño o niña a cargo y 6 mil pesos para quienes tienen dos o más.

En 2020, el gobierno invirtió más de 100 mil millones de pesos en este sistema que llega a más de un millón y medio de madres o padres con hijos de hasta seis años que reciben la Asignación Universal por Hijo (AUH), embarazadas a partir de los tres meses de gestación que cobran la Asignación por Embarazo para Protección Social; y personas con discapacidad que reciben la AUH.

En enero, se volcarán más de 7 mil millones de pesos para la compra de alimentos y la acreditación del viernes 22 –fecha que responde a una modificación administrativa surgida a raíz del  feriado por el primero de año— es para quienes poseen la tarjeta física.

Bajo el marco del Plan Argentina contra el hambre, la tarjeta Alimentar tiene como objetivo garantizar el derecho a la alimentación de las familias más vulnerables del país y promover el consumo de cercanía.

Fuente: lavoz.com.ar

13 de Enero de 2021 - 02:03


A lo largo del año pasado, el precio de los alimentos tuvo una suba acumulada del 43,85 por ciento, casi 9 puntos por encima de la inflación total de 2020 en el país, que se estima en el 35 por ciento. Así lo indica el último informe del Centro de Almaceneros de Córdoba, en base a un relevamiento sobre 1.500 comercios de diferente escala en la capital y el interior provincial.  
En un año fuertemente golpeado por la pandemia del coronavirus, cuando una parte importante de la población vio sus ingresos reducidos y se evidenció una caída en el consumo, la canasta básica alimentaria no dejó nunca de subir y la tendencia se aceleró sobre el final.

Sobre este punto, el informe detalla que el 16,8 por ciento de las familias consultadas para el relevamiento sufrió la pérdida total de su principal fuente de ingresos. Con menor grado de afectación, el 32 por ciento de los hogares señaló que las entradas de dinero cayeron durante el año pasado entre un 50 y un 100 por ciento y el 37,2 por ciento tuvo una merma mínima en sus haberes o hasta un 49 por ciento.

En diciembre de 2020, el costo de los alimentos tuvo en Córdoba el mayor porcentaje de aumento. Esa tendencia ya se había perfilado en noviembre, cuando los aumentos de precios alcanzaron los 4,21 puntos porcentuales y significa que la inflación de la canasta básica se profundizó sobre el final del año.

Además, el informe de los Almaceneros se apoya en una base de 900 consultas de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) realizadas en Córdoba capital, Gran Córdoba y las principales ciudades del interior provincial.

El 55% necesitó ayuda

Con el cruzamiento de esos datos, lograron determinar que el 32,6 por ciento de los hogares cordobeses consultados no alcanzó a comprar la totalidad de los 60 productos de la canasta básica alimentaria durante el mes de diciembre del año pasado.

Por otro lado, el 55,75 por ciento de las familias que sí lograron acceder a los artículos básicos de alimentación lo hicieron gracias al aporte de alguno de los niveles del Estado, a través de la Asignación Universal Por Hijo, Tarjeta Alimentar, Tarjeta Social de la Provincia u otros programas asistenciales similares.

“La Seguridad Alimentaria, durante el 2020, fue en gran parte garantizada por la asistencia estatal; sin embargo, el incremento de la pobreza e indigencia, con mayor implicancia en el rango etario infantil y el retiro abrupto de uno de los principales sostenes de la alimentación, como lo fue el Ingreso Familiar de Emergencia (que no pudo suplirse en totalidad con desembolsos extras y eventuales tanto en la Asignación Universal por Hijo, Tarjeta Alimentar) pone en severo riesgo la posibilidad de miles de familias de abastecerse de los recursos alimentarios básicos”, señala el informe del Centro de Almaceneros de Córdoba.

Atraso con las cuentas

Dentro del mismo ámbito, el estudio indica que el 41,75 por ciento de las familias no logró cubrir en su totalidad los gastos corrientes de diciembre pasado.

Por otro lado, el 27,5 por ciento de los hogares que sí lograron pagar todas sus cuentas durante el mes pasado tuvieron que acudir a tarjetas de crédito, mientras que otro grupo que representa al 11,5 por ciento de los consultados se valió de préstamos bancarios o personales y un 5 por ciento utilizó la modalidad de financiación comercial o empresarial.

Fuente: puntal.com.ar

Martes 12 de enero de 2021 - 00:01

El Ente Regulador de los Servicios Públicos (Ersep) tratará este martes por la mañana la solicitud de incremento en la tarifa de la Epec. 

Así, la empresa de energía habrá logrado el pretendido aumento del 10,77 por ciento para las tarifas residenciales, el primero luego de 12 meses sin subas.

El pedido de ajuste será tratado por el directorio, donde Hacemos por Córdoba tiene mayoría, por lo que hay total tranquilidad en la  Epec respecto de su segura aprobación.

El último aumento de Epec había operado en enero de 2020, fue del 7,87 por ciento promedio para los usuarios de la categoría residenciales. El promedio para el global de la empresa había sido del 6,46 por ciento.

Por esos días, ya regía el congelamiento de las tarifas de los servicios públicos dispuesto a nivel nacional por el Gobierno recién asumido de Alberto Fernández. La idea entonces era empezar a descongelarlas en marzo, pero llegó la pandemia y las sucesivas etapas de aislamiento que extendieron la decisión de “freezar” los aumentos en las boletas.

El pedido de Epec ingresó al organismo el jueves de la semana pasada, luego de que la empresa controlada por la Provincia obtuviera el aval del Centro Cívico para empezar a recomponer la ecuación de la eléctrica, afectada, entre otros factores, por la mora en un gran número de usuarios en el marco de la pandemia de Covid-19.

La solicitud refiere a la aplicación de la llamada Fórmula de Adecuación Trimestral (FAT) que no se activó en todo el año pasado.

Corresponde a los primeros tres trimestres del 2020. Quedará para un nuevo pedido el trimestre octubre-diciembre.

La FAT fue polémica cuando se comenzó a aplicar allá por 2018 por Resolución General 90/18 (incluso hubo presentaciones judiciales), especialmente porque implica una fórmula de adecuación de costos trimestral con base en la inflación y, fundamentalmente, porque no requiere de una audiencia pública especial antes, sino después, recién al final del periodo de ajustes anuales. Uno de los argumentos oficiales a los que se apeló para defender su implementación era el de procurar mantener el equilibrio económico-financiero de la empresa ante el avance de la suba de precios. 

La nueva tarifa se aplicará sobre los consumos realizados desde enero de este año, por lo que la luz que se está consumiendo desde la noche de Año Nuevo ya es más cara. 

Según explicaron desde Epec, “el incremento, que representa un 8,69 por ciento promedio global para la empresa, fue suspendido en su momento a raíz de la situación generada por la pandemia con el objetivo de ayudar a los hogares, comercios e industrias a paliar las dificultades ocasionadas por la merma en el desarrollo de las actividades productivas y generadoras de ingresos”. 
Se verá reflejado en las facturas con vencimientos a partir de marzo. 

Facundo Cortés Olmedo, vocal por el radicalismo en el directorio, adelantó que votará en contra de la aplicación del incremento. Entre otras cosas, “porque en las justificaciones de la empresa no hay una sola referencia a la pandemia, ni un párrafo a la situación económica del país, es increíble”, dijo uno de los representantes por la minoría. 
Ecuaciones

Un tema clave en el delicado balance de la Epec es la relación con Cammesa, la administradora del sistema eléctrico nacional, con quien la empresa arrastra una importante deuda. Hasta fines de diciembre, ese pasivo era equivalente a dos meses y medio de  compra de energía, unos 5.872 millones de pesos, incluidos los intereses.

La compra promedio de energía mensual asciende a 2.300 millones.

La deuda de Epec con la compañía que administra la energía mayorista es parte del paquete de negociaciones que debe encarar la cordobesa con las autoridades nacionales en materia energética, de cara al proceso de descongelamiento de las tarifas nacionales que debería comenzar a materializarse en marzo.

La mora de un importante número de usuarios de la Epec llevó a la empresa a otorgar beneficios y planes de facilidades de pago.

Total. La suba impactará en un 8,69% promedio en el global de la empresa.

Residenciales. 10,77%.

Cooperativas. Media tensión: 5,92%. Alta Tensión: 1,97%.

General y servicios. 11,23%.

 

Fuente: lavoz.com.ar

15 diciembre, 2020 19:35

Así lo reveló un estudio del Centro de Almaceneros. Además, informaron que una familia necesitó 37.344 pesos para no caer en la línea de indigencia.

Una familia en la provincia de Córdoba necesitó poco más de 52 mil pesos para no caer en la pobreza.

Esta tarde se dieron a conocer los números de la inflación proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos a nivel nacional.

También se informó el índice de precios al consumidor por parte del centro de estadísticas de la provincia de Córdoba que ronda el 3,3 por ciento para el mes de noviembre.

Así mismo, se conocen los números de la inflación por parte del comercio minorista, en este caso del Centro de Almaceneros de la provincia de Córdoba.

Vanesa Ruíz, la titular del Centro de Almaceneros, aseguro a Radio Mitre Córdoba que los números que ellos manejan son del 3,6 por ciento.

De la misma forma, Ruíz dijo que una familia tipo necesitó 52 mil pesos para no caer en linea de pobreza.

Con relación al acumulado de la inflación, Vanesa Ruíz precisó: “Es de un 32,71 por ciento para lo que respecta todo el 2020”.

“52.917 pesos es lo necesario en una familia para toda la canasta básica total y para no caer en la línea de pobreza”, dijo la titular del Centro de Almaceneros.

En cuanto a los aumentos, detalló: “Alimentos y bebidas un 4,21 por ciento, equipamiento y mantenimiento del hogar en un 7,75 por ciento”.

En cuanto al de incremento de indumentaria y calzado, Vanesa Ruíz contó que fue del 5,8 por ciento.

Por otro lado, la titular del Centro de Almaceneros de la provincia dijo que “es necesario de 37.344 pesos para no caer en la línea de indigencia”.

Fuente: radiomitre.cienradios.com

Sábado, 09 Enero 2021 17:07

“La pandemia agudizó los problemas”

Sábado, 9 de enero de 2021 · 08:30

El Centro de Almaceneros, Autoservicios y Comerciantes Minoristas de Córdoba brindaron un informe estadístico y económico de diciembre 2020, elaborado por el Departamento de Estadísticas y Tendencias de esa institución, donde apunta que la Argentina sufrió la crisis económica y se agudizaron los problemas crónicos como la inflación, aunque la misma mejoró (hacia abajo) en el cierre de año, apenas por arriba del 38%, contra el 54% de 2019 (variación inflacionaria registrada).
 Ficha técnica

Precisaron que para la obtención de los datos recurrieron a relevamientos virtuales (por cuestiones sanitarias) y se aplicaron las mismas metodologías utilizadas en períodos anteriores.

La Canasta Básica Alimentaria (CBA) se estima sobre un hogar tipo II, según las clasificación del Instituto Nacional de Estadística y Censo (INDEC), es decir, una familia compuesta por cuatro miembros, cuyas edades oscilan entre 35 y 38 años para la pareja de mayores y entre 5 y 8 años para dos menores a cargo.

En tanto, para la determinación de la Canasta Básica Total (CBT), que contiene además el componente no alimentario que debe erogar mensualmente el mismo grupo familiar, se realizaron, como todos los meses, durante diciembre, 900 Encuestas Permanentes de Hogares (EPH) en múltiples puntos geográficos del territorio provincial: Córdoba capital, Gran Córdoba y principales ciudades y comunas del interior de la provincia.

Sobresalen

Puntualizaron que la inflación de diciembre registrada fue del 4,24%, lo que llevó la CBT a 55.160,75 pesos para una familia tipo.

Para la CBA, el incremento inflacionario fue del 5,43% y acumuló para 2020 un total de 43,85% (el informado para 2019 había sumado 65,45%).

Durante el último mes del año pasado y en función de la economía actual de cada grupo familiar, el 67,40% aseguró que pudo acceder a todos los productos de la CBA, en tanto el 32,60% no pudo hacerlo, según la Encuesta de Hogares.

Respecto a de qué manera accedieron las familias cordobesas a los alimentos básicos, durante diciembre de 2020, el relevamiento indica que el 55,75% lo hizo con ayuda estatal (AUH, Tarjeta Alimentar, Tarjeta Social Córdoba y otros), mientras que el restante 44,25% los alcanzó con recursos propios.

En la lectura del informe, datos que no pasan inadvertidos: el 60% de las familias destinó más del 40% de sus ingresos sólo a alimentos; mientras que un 41,75% no pudo hacer frente a la totalidad de los gastos y otro 27,50% recurrió a tarjetas de crédito para ello (lo que significa endeudamiento).

Por último, la encuesta refleja cómo se vieron afectados los ingresos familiares habituales a causa de la pandemia durante el año 2020, donde sólo el 13% acusa que no disminuyeron, un 37,20% de los relevados indicó que se redujeron menos de un 50%, otro 32% de encuestados sufrieron una baja de entre 50% y 99%, y el 16,80% vio afectado el 100%, la pérdida total de la principal fuente de ingresos.

Conclusiones

En las conclusiones, el informe afirma que “al término de este año atípico, en donde el mundo se vio consternado y afectado política, social y económicamente a causa de la pandemia de COVID-19; Argentina, al igual que numerosos países de Latinoamérica, sufrió un impacto mayor. Se agudizaron sus crónicos problemas:

La inflación debió ser reprimida y, aunque los números registrados al cierre de año muestren un excelente resultado en comparación con el anterior (38,34% en 2020 contra 54% de 2019), el riesgo de una aceleración inflacionaria parece inminente, habida cuenta la brecha cambiaria superior al 80% y que la referencia de los formadores de precios es el dólar libre”.

“La pobreza, según el último estudio del Observatorio de Deuda Social de la UCA, incorporó a dos nuevos millones de personas en Argentina (3,4% más que en 2019), alcanzando a un total del 44,2% de la población; a pesar de los múltiples programas de ayuda estatal, tendientes a mitigarla”, indica el comunicado.

En esa línea, advierte que “el desempleo se acrecentó dos puntos porcentuales durante 2020, llegando a un total de 11,7%, porcentaje al que se agregarán irremediablemente los trabajadores de empresas en estado crítico, propietarios y empleados comerciales y de servicios, que ya no perciben la Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) o que directamente no han sido contemplados por el Estado”.


 Seguridad Alimentaria

El informe sostiene que “la Seguridad Alimentaria durante 2020 fue en gran parte garantizada por la asistencia estatal; sin embargo, el incremento de la pobreza e indigencia, con mayor implicancia en el rango etario infantil y el retiro abrupto de uno de los principales sostenes de la alimentación, como lo fue el Ingreso Familiar de Emergencia -IFE- (que no pudo suplirse en totalidad con desembolsos extras y eventuales tanto en la Asignación Universal por Hijo; Tarjeta Alimentar, etc.) pone en severo riesgo la posibilidad de miles de familias de abastecerse de los recursos alimentarios básicos”.

“Sin dudas que el desafío de este 2021 será mayúsculo y colectivo, pero es el Estado quien deberá aplicar de manera equitativa y correcta las políticas necesarias para una verdadera reconstrucción argentina. Deberemos velar por el bienestar de los sectores más golpeados de la sociedad, pero sin descuidar a quienes sostienen la economía del país, con el riesgo de perderlo todo. Desde nuestra institución, representativa del comercio minorista de la provincia de Córdoba, instamos a resguardar al comercio -principal generador de fuentes de empleo- brindándole oportunidades reales de supervivencia en tiempos aciagos”, cierra el informe en sus conclusiones.

Fuente: eldiariocba.com.ar

Página 1 de 110