Dpto. Prensa

Dpto. Prensa

Política / Bonos
PABLO PETOVEL

Domingo 22 de diciembre de 2019 - 00:01 | Actualizado: 23/12/2019 - 10:42

La Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva que se aprobó el viernes inyectará, por los bonos para jubilados, para pensionados y para beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH), unos $ 5.572 millones en la provincia de Córdoba.
Este flujo de efectivo extra se corresponde con el pago de los cinco mil pesos que recibirá el grupo de jubilados y pensionados nacionales de ingresos más bajos, más los dos mil pesos para beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH), en su amplia mayoría, mujeres jóvenes.
En ambos casos, el cálculo se hizo sumando lo que percibirán en diciembre y en enero, el plazo de vigencia en que según el presidente Alberto Fernández regirá el extra que llega para paliar los efectos de la inflación y que reemplazará –provisoriamente, según el Gobierno– la suspensión del esquema de movilidad que existe desde 2017, con la reforma durante el gobierno de Mauricio Macri.
Según la megaley aprobada, en los próximos 180 días se van a analizar “nuevos y más sustentables” mecanismos de incremento de los haberes previsionales.

De los $ 5.572 millones que drenarán a las cuentas de estos sectores, aproximadamente $ 4.207 millones serán a través de las jubilaciones y de pensiones de los poco más de 379 mil beneficiarios de distintos regímenes nacionales que cobran en Córdoba.
El resto, unos $ 1.365 millones (entre los dos meses), se depositará en las cuentas de los cerca de 341 mil beneficiarios de la AUH locales.
El Gobierno nacional descuenta que este plus irá, casi con exclusividad, al consumo de alimentos y a la cobertura de necesidades básicas, dado el perfil socioeconómico de quienes lo reciben.
“Estamos con expectativa del efecto que pueden producir estos bonos. La situación en los comercios es grave, las ventas están más de 10 por ciento debajo del año pasado”, dijo Vanesa Ruiz, gerenta del Centro de Almaceneros de Córdoba, donde entiende que se gastará la mayor parte del plus “por única vez”.
La dirigente espera que cubra “algo de las necesidades de alimentación postergadas” y “que sirva para que puedan comprar algo de carne, un yogur, fruta, por fuera de arroz, fideos o papa”.

Fuentes del Gobierno provincial reconocieron que la inyección de fondos ayudará a “movilizar el consumo” en un sector comercial muy deprimido. “No hay ninguna posibilidad de ahorro entre los jubilados nacionales que cobran la mínima o los beneficiarios de la AUH”, explicaron desde el Centro Cívico.
El primer bono se pagará el viernes 27 de diciembre, y el de enero, junto con los haberes del mes próximo. Por el lado de los jubilados, serán dos extras de cinco mil pesos para aquellos que cobran el haber mínimo ($ 14.068 brutos).
En este universo están incluidos los que reciben menos, tanto por las pensiones universales para el adulto mayor (Puam) como por las pensiones no contributivas (PNC). En Córdoba, la medida alcanzará a unos 379 mil. Además, otros 72 mil recibirán un monto menor, que estará entre mil y cinco mil pesos por mes, dependiendo de cuán cerca esté el haber de los $ 14.068.
Por ejemplo, un beneficiario que cobre mil pesos por encima de la jubilación mínima ($ 15.068 brutos) percibirá un bono de cuatro mil; quien gane $ 16.068, tres mil. Siempre con la idea de garantizar un piso de $ 19.068 en diciembre.
El esquema tiene un problema. Si bien abarca al 75 por ciento de los jubilados y pensionados, aquellos que cobran ahora por encima de esos 19 mil pesos (142 mil en Córdoba) no tendrán bono y, hasta ahora, no se sabe cómo se van a calcular sus futuros incrementos.
Por otra parte, tampoco hay detalles sobre qué ocurrirá más adelante con todo el sistema, si se decidirá que se sigan percibiendo sumas fijas o no hasta que se defina una nueva fórmula de ajuste.
El artículo 52 de la ley dice que, “durante el plazo previsto de 180 días, el Poder Ejecutivo deberá fijar trimestralmente el incremento de los haberes previsionales de la totalidad de los regímenes bajo su administración, atendiendo prioritariamente a los sectores de más bajos ingresos”, pero sin detallar posibles montos ni escalas.
Por el lado de las asignaciones universales por hijo, la inyección extra será de dos mil pesos y aportará unos 1.366 millones de pesos en total, computando los pagos de diciembre y de enero.
Tarjetas para alimentos
Al flujo de efectivo en la calle en los sectores más vulnerables hay que sumarle lo que llegue a aportar la llamada “tarjeta alimentaria” que prepara el Ministerio de Desarrollo Social nacional.
El plástico, que se cargará mensualmente el tercer viernes de cada mes con entre cuatro mil y seis mil pesos para comprar alimentos, llegaría, según el ministro Daniel Arroyo, a unos 2 millones de chicos en todo el país (1,7 millones de plásticos). En Córdoba, de acuerdo con los cálculos de la Provincia, podría alcanzar a unas 100 mil.
“Serán cuatro mil pesos por mes en el caso de las madres con un hijo menor de 6 años, con un niño discapacitado o para embarazadas de más de tres meses; y de seis mil cuando las madres tengan más un hijo de menos de 6 años”, explicó Carlos Massei, ministro de Desarrollo Social de Córdoba.
En Córdoba se podría implementar antes que en otras jurisdicciones (fines de enero o principios de febrero) porque la provincia ya tiene aceitados distintos programas de asistencia, como la tarjeta social, que llega a 86 mil cordobeses indigentes. La ayuda aportaría unos 500 millones de pesos por mes al circuito de consumo de la base de la pirámide social.
Las previsiones de la Nación es que en marzo se cubra hasta el 80 por ciento de esos 2 millones de chicos a través de la entrega de las tarjetas y, el 20 por ciento restante, "se llegará con módulos alimentarios porque son familias que viven en zonas rurales o alejadas de comercios con disponibilidad de medios digitales".
Asistencia social: Córdoba
La tarjeta social provincial, en tiempo de descuento
La tarjeta social que implementa desde años el Gobierno de Córdoba –con 86 mil beneficiarios– tendría los días contados. Si bien desde el Centro Cívico aclararon que se mantendrá, mientras se implementa la tarjeta alimentaria que impulsa el Gobierno nacional, todo hace suponer que, a mediados del año próximo, la tarjeta provincial dejaría de existir, aunque el ministro de Desarrollo Social de Córdoba, Carlos Massei, aclaró que podría quedar para asistir a los miembros de la tercera edad con necesidades básicas insatisfechas. La tarjeta alimentaria nacional tendrá más de 100 mil beneficiarios en Córdoba.

Fuente: lavoz.com.ar

18/12/2019

86.000 familias de Córdoba perciben el beneficio de la Tarjeta Social

Estará disponible a partir del 19 de Diciembre.

La medida totaliza una inversión de 43 millones de pesos.La Provincia anunció una canasta conformada por alimentos y productos navideños, para que las 86.000 familias de Córdoba, que perciben el beneficio de la Tarjeta Social, destinada a hogares que se encuentran por debajo de la línea de indigencia, tengan asegurada la mesa familiar en una fecha tan importante como es la Navidad.
De este modo, el Gobierno Provincial, otorgará a dichas familias un adicional excepcional de 500 pesos, que se agregan a los 1000 que se entregan mensualmente, y que estará disponible a partir del 19 de Diciembre. La medida totaliza una inversión de 43 millones de pesos.
El módulo sugerido, según la información brindada por el Centro de Almaceneros de Córdoba, consiste en: un pollo fresco (2 kg), una lata de durazno al natural (820 grs), papa negra/blanca (1 kg), un pan dulce (400 grs), un budín (170 grs), un turrón de maní (80 grs) y un paquete de garrapiñada (80 grs). Los productos pueden adquirirse en cualquiera de los comercios adheridos al Programa Tarjeta Social.
Cabe recordar, que el programa prevé la asistencia económica mensual a través de la carga de esa tarjeta, que permite a las familias de bajos recursos, adquirir alimentos que colaboren con sus requerimientos nutricionales básico.Fuente: prensa.cba.gov.ar

Inflación en Córdoba

15/10/2019 | 11:06

Según el último relevamiento del Centro de Almaceneros de Córdoba, una familia tipo necesitó este mes $35.322 para no caer en la línea de pobreza.
Al respecto, Vanesa Ruiz, titular de la entidad, dijo a Cadena 3 que la inflación que registraron fue de 4,86%, mientras que de enero a septiembre tuvo un acumulado de 36,41%.
“En materia de precios observamos un fuerte incremento en canasta básica alimentaria de un 5,47%. Los precios de los alimentos tienen un acumulado interanual de septiembre a septiembre de 60,82% y una familia tipo necesitó $23.439 para no caer en la línea de indigencia”, profundizó.
Por otra parte, manifestó que por la quita del IVA y la canasta de emergencia anunciada por el gobierno los productos de necesidades básicas tuvieron un incremento inferior.
Así indicó que la yerba tuvo un incremento del 20%, la carne del 10% y el azúcar de un 8%. No obstante, remarcó: “Hemos visto un fuerte incremento en lo que es café, del 15% y en todos los productos de limpieza e higienes, sobre todo en los pañales, también del 15%”.
Informe de Rony Vargas.

Fuente: www.cadena3.com

Política Economía

JUAN TURELLO

Sábado 19 de octubre de 2019 - 00:01 | Actualizado: 19/10/2019 - 00:16

El  actual tiempo electoral ofrece un contraste impactante. Los candidatos muestran sus sonrisas en los carteles de propaganda y en las fotos de los actos partidarios. Afirman que lo que vendrá será mejor y que rápidamente el país dejará atrás la caída de la economía.
Por el contrario, la mayor parte de los argentinos se muestran serios o preocupados. Las encuestas cualitativas de opinión parecen darles la razón: sólo un tercio de los ciudadanos cree que la economía mejorará en el próximo semestre, que incluye los 100 días de “la luna de miel” de quien sea presidente electo.
El porcentaje es similar entre las grandes empresas, según la encuesta de D’Alessio-Irol difundida en el 55° Coloquio de Idea en Mar del Plata. Este grupo es el que moviliza las grandes inversiones que se necesitan para generar empleo y derrotar a la pobreza.
El deprimido ánimo de los consumidores es comprensible. La inflación fue de 5,9 por ciento en septiembre; acumula 37,7 por ciento en el año, y roza el 54 por ciento en los últimos 12 meses.
La economía podría completar en 2020 tres años consecutivos de caída. El abismo parece insondable. En 2018, la actividad cayó 2,6 por ciento y para este año podría retroceder 3,1 por ciento, según proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI). El Banco Mundial y consultoras internacionales también nos bajan el pulgar.
Pesimismo de largo aliento
El FMI prevé para 2020 otra caída, de 1,3 por ciento, y una inflación que rondaría el 40 por ciento.
El Gobierno adjudica la suba de septiembre –la tercera más alta de la gestión de Mauricio Macri– a la fuerte devaluación post-Paso. El alza de precios no se detuvo en octubre, según advierte Vanesa Ruiz, gerenta del Centro de Almaceneros y Autoservicios de Córdoba.
Además de los mayores costos por la suba del dólar, las grandes firmas ya comenzaron a retocar los precios para posicionarse ante el congelamiento que regiría desde diciembre, en caso de ganar el Frente de Todos. Alberto Fernández prometió un pacto social para moderar las expectativas, junto con un aumento salarial y de jubilaciones de 20 por ciento, que –dado el actual comportamiento– resultaría insuficiente.
Por distintas razones, pero fundamentalmente como un refugio para los ahorros, el dólar ya inició una carrera alcista.
En los últimos días, se amplió en forma notable la brecha entre el dólar minorista –al que pueden acceder los particulares– y el blue, para operaciones de dinero en negro, o el de “contado con liquidación” (CCL), que es el modo en que inversores y empresas sacan el dinero para depositarlo en una cuenta en el exterior. La experiencia indica que esa brecha se cierra con una suba del dólar oficial.
El pacto social en danza y la suba del dólar prefiguran un escenario de inflación alta para los próximos meses.
Este dato castigará aún más el consumo, que retrocedió 9,4 por ciento en septiembre, según la consultora Scentia.
Con una demanda deprimida, la industria tardará en recuperarse. “No vemos un panorama alentador para el próximo trimestre; además, las medidas que adopte el gobierno que asuma el 10 de diciembre tardarán unos meses en hacer sentir sus efectos, por lo que hasta marzo-abril de 2020 no vemos un escenario positivo”, advierte Marcelo Uribarren, titular de la Unión Industrial de Córdoba (UIC).
El indicador fabril está en retroceso continuo desde hace 18 meses.
Hay algo más de optimismo entre los hombres de campo, de no existir un fuerte aumento en los impuestos y en los servicios.
Por ahora, las sonrisas son sólo el común denominador de los candidatos en campaña.

Fuente: www.lavoz.com.ar

CIUDADANOS. ACTIVIDAD COMERCIAL

GABRIEL ESBRYJueves 12 de septiembre de 2019 - 00:31 | Actualizado: 12/09/2019 - 09:38

Según un relevamiento de La Voz en las nueve manzanas de mayor movimiento, de 1.241 espacios, 177 están cerrados.En el Cerro llega al 17% y en Yofre es de 8%.La caída de ventas es el principal motivo de cierre.El comercio minorista de la ciudad de Córdoba ya sufre 19 meses de bajas consecutivas en sus ventas. Y cuando el mostrador no se mueve, a muchos negocios no les queda otra opción que cerrar sus puertas. 
Según un relevamiento que realizó La Voz la semana pasada en las nueve manzanas con mayor actividad comercial del microcentro, el número de locales comerciales vacíos en el Centro de la ciudad de Córdoba aumentó significativamente en los últimos meses.Sobre un total de 1.241 locales comerciales disponibles, 177 estaban vacíos, lo que equivale a una vacancia del 14,3 por ciento. En enero de este mismo año, la proporción de locales en alquiler o venta era del 11,6 por ciento.En el Cerro de las Rosas la vacancia es aún mayor, mientras que en Alta Córdoba es muy parecida y en la Altolaguirre, la calle principal de Yofre, la crisis parece impactar menos.En el Centro, el incremento de locales desocupados se observa tanto en aquellos que dan a la calle como entre los que están en una galería. De los 177 locales libres, 36 tienen su frente hacia alguna calle del Centro o a la peatonal (el 20,3 por ciento), mientras que 141 están ubicados en algún pasaje comercial bajo techo (el 79,7 por ciento).La vacancia de locales en las galerías responde a muchos factores, no necesariamente vinculados a la situación económica. En muchos casos, se trata de pasajes que nunca funcionaron comercialmente, cuyos locales se han transformado en depósito de otros negocios con salida a la calle.
La galería Italia, sobre la segunda cuadra de avenida General Paz, o la Vía de la Fontana, sobre calle 9 de Julio, son una clara muestra. Cada una tiene más de 10 locales vacíos en estos momentos. Otro caso de alto índice de vacancia es el paseo Santo Domingo, que cuenta hoy con más de 30 locales en alquiler.
Pero no todos los pasajes comerciales funcionan mal: las galerías Rex o Cervantes prácticamente no tienen locales vacíos, por ejemplo.
En el caso de los locales que dan a la calle, el número de espacios vacíos es menor, pero hay que tener en cuenta que se trata de inmuebles comerciales con una ubicación preferencial en el microcentro cordobés, muchos de ellos en el corazón del área peatonal, por donde pasan miles de personas cada día.
Un caso paradigmático sigue siendo un local de grandes dimensiones ubicado en la esquina de Deán Funes y Rivera Indarte, frente a la Legislatura Provincial, que hace varios meses que está vacío, sin que consiga un nuevo inquilino. El año pasado, albergaba un enorme outlet de prendas de vestir femeninas.
Las tres primeras cuadras de la calle 9 de Julio, una de las de mayor actividad mercantil de la ciudad, también presentan varios locales vacíos en estos días. Nueve espacios de esta tradicional arteria céntrica muestran hoy un cartel de “Se alquila” en sus frentes.
En toda el área relevada por este diario, además de los locales vacíos, también se pudo observar un número importante de comercios que anuncian en sus vidrieras “liquidaciones por cierre”.
Flexibilizados
Entre las entidades mercantiles y las cámaras inmobiliarias, preocupa el alto nivel de vacancia de locales comerciales en el Centro.
“Esta situación se da por la fuerte caída en el consumo. Hace meses que las ventas minoristas no repuntan, y tampoco se observa un buen panorama para la actividad comercial hasta fin de año”, le dijo a La Voz Edgardo Calás, representante del Colegio Inmobiliario ante la Cámara de Comercio de Córdoba (CCC).
El inmobiliario explicó que en los últimos meses los dueños de locales comerciales en el Centro están haciendo todo lo posible para que los negocios se mantengan abiertos. “El propietario que tiene un local alquilado trata de que no se vaya el inquilino, flexibilizando las condiciones del alquiler. Y los que tienen el local desocupado, están dispuestos a negociar”, aseguró.
En algunos casos, para lograr que un local se ocupe se bonifica el primer mes de renta, mientras que en otros se reduce el precio del alquiler durante el primer trimestre, hasta que el negocio comience a consolidarse. “Tener un local vacío también genera pérdidas para el dueño”, reconoció Calás.
Hoy, el alquiler de un local mediano en el microcentro cordobés, en la zona de la peatonal, con su frente a la calle, puede llegar a costar unos 70 mil pesos por mes. Y uno en una galería, alrededor de 30 mil pesos.
La misma preocupación tienen en la Cámara de Comercio de Córdoba (CCC). Según la principal entidad mercantil local, el nivel de vacancia en el Centro ya ronda el 18 por ciento. “En números, esto representa unos 900 locales vacíos, sobre un total de cinco mil localidades disponibles”, le dijo a La Voz Cristian Pastore, director ejecutivo de la CCC.
“Con la crisis, es una situación esperable. La vacancia histórica en el microcentro era del cuatro al 6 por ciento, pero ahora se disparó. Por caso, sorprende y alarma lo que pasa en la 9 de Julio, una calle emblemática para el comercio, que hoy tiene muchísimos locales libres”, lamentó Pastore.
Según el directivo, la principal explicación de esta situación pasa por la fuerte baja en las ventas. “Llevamos 19 meses consecutivos de caída, eso explica todo. Desde enero de 2018, no hubo un solo mes que nos permitiera asomar la cabeza arriba del agua”, indicó.
Pastore dio que en mayo, junio y julio la tendencia avanzaba hacia una desaceleración de la caída en las ventas. “Pero que en agosto, las elecciones Paso fueron un mazazo: la gente se asustó y se retrajo por completo la demanda. En los primeros días tras la devaluación, algunos rubros aprovecharon la compra de oportunidad, pagando de contado, pero en general el sector se paralizó”, explicó.
Almacenes de barrio
En los barrios, el cierre de locales también está a la orden del día. Según datos del Centro de Almaceneros de Córdoba, en lo que va de 2019 abrieron 166 comercios y cerraron 393, con un saldo negativo de 227 negocios que clausuraron definitivamente sus persianas.La medición interanual arroja el siguiente resultado: abrieron 286 negocios, y cerraron 665, con un saldo neto de 379 cierres definitivos.“Esto tiene un impacto directo sobre el empleo. Por cada negocio de barrio que cierra, se estima que 2,5 personas se quedan sin trabajo”, le dijo a La Voz Vanesa Ruiz, gerenta del Centro de Almaceneros.

Fuente: lavoz.com.ar

Jueves, 12 Septiembre 2019 12:38

Una “mosca blanca” en barrio Yofre Norte

CIUDADANOS . ACTIVIDAD COMERCIAL
HÉCTOR BRONDO Jueves 12 de septiembre de 2019 - 00:01 | Actualizado: 12/09/2019 - 00:09

En Jacinto de Altolaguirre, una de las calles de mayor movimiento comercial de barrio Yofre Norte, sobre un total de 273 locales disponibles para la actividad, 22 están desocupados.
La vacancia del 8,05 por ciento fue verificada a través de un relevamiento que realizó La Voz la semana anterior, en el tramo de 12 cuadras comprendido entre las avenidas Arturo Capdevila y Las Malvinas de ese vecindario popular, al este de la ciudad de Córdoba.
A diferencia de lo que se observa en el Centro y en la avenida Rafael Núñez, por ejemplo, en este corredor barrial, la mayoría de los locales afectados a la actividad mercantil es de superficie pequeña (de entre 35 y 45 metros cuadrados) y funcionan en la vivienda que ocupan sus dueños.
También hay muchos negocios explotados por los mismos propietarios del inmueble.
Esto hace que no se consideren el pago del alquiler y de otros ítems en los costos fijos de la explotación.
“La característica del rubro inmobiliario destinado al comercio en este sector es la siguiente: en la actualidad hay mucha oferta y escasa demanda de alquiler de locales comerciales, en general, pero es muy distinto lo que sucede en la calle De Altolaguirre; ahí, lo que se ofrece se coloca rápido porque son locales muy buscados”, aseguró Marcos, de Recursos Inmobiliaria.
Sobre esa vía principal y puntos aledaños, los valores del alquiler de un local chico van de 8.500 a 10 mil pesos, según la ubicación y la superficie cubierta, precisó el corredor de negocios.Otra particularidad del sector es la alta rotación, acotó la fuente consultada.

Sobre la arteria relevada, también hay locales de superficies amplias que se observan consolidados, como un supermercado, un par de farmacias, varias tiendas y una casa de indumentaria deportiva, entre otros.

Los pequeños negocios barriales, impactados
El Centro de Almaceneros relevó 393 cierres de locales.En los barrios, el cierre de locales también está a la orden del día. Según datos del Centro de Almaceneros de Córdoba, en lo que va de 2019 abrieron 166 comercios y cerraron 393, con un saldo negativo de 227 negocios que clausuraron definitivamente sus persianas.La medición interanual arroja el siguiente resultado: abrieron 286 negocios y cerraron 665, con un saldo neto de 379 cierres definitivos.“Esto tiene un impacto directo sobre el empleo. Por cada negocio de barrio que cierra, se estima que 2,5 personas se quedan sin trabajo”, le dijo a La Voz Vanesa Ruiz, gerenta del Centro de Almaceneros.La crisis es la causa.

En agosto se cumplió la 19ª baja interanual consecutiva en las ventas, según datos del Observatorio de la Actividad Comercial de la CCC.