Dpto. Prensa

Dpto. Prensa

Jueves, 14 Noviembre 2013 17:40

Córdoba: Lanzan una canasta navideña a $85.-

Escrito por Valeria Flesia
Publicado el Jueves, 14 Noviembre 2013 07:32
Fue creada por el Centro de Almaceneros, Autoservicios y Comerciantes Minoristas. Tiene 11 artículos y piensan vender 16 mil bolsones en Córdoba Capital.

La oferta comenzará a comercializarse a partir de los últimos días de noviembre.

La oferta se concreta luego del acuerdo alcanzado con empresas proveedoras para ofrecer productos a bajo costo, que estará disponible para el público desde la última semana de noviembre, según informó ayer el presidente de la entidad, Víctor Marconetti. De esta forma, la entidad se adelanta a las opciones que tradicionalmente se comercializan en las grandes superficies. Al respecto, cabe recordar que desde los últimos tres años vienen armando una propuesta interesante para el festejo de diciembre.

“Hace tres años que venimos teniendo una buena experiencia. Gracias al volumen que compramos logramos buenos precios con fabricantes”, explicó; al tiempo que aclaró los productos de panificación y confitería son cordobeses (Dulcor, Georgalos, etcétera) y sólo el vino, la sidra y el ananá se compraron fuera del territorio provincia. “Nosotros respetamos el compre Córdoba”, señaló a La Mañana de Córdoba.

El bolsón se conformará con 11 productos clásicos para la mesa de las fiestas, uno más que el año pasado, y tendrá un valor de $ 85, lo que implica un aumento de 35% respecto del año pasado; en 2011 el costo fue de $ 45 pesos y en 2012, $ 60,50.

La canasta estará compuesta por una botella de ananá fizz de 720 centímetros cúbicos, una sidra, un budín de 200 gramos, confites de maní, garrapiñada, jugo que rinde seis litros, pan dulce frutado de 400 gramos, turrón de maní, turrón de maní con chocolate, postre de maní y una botella de vino ¾, según detalló el gerente del Centro de Almaceneros, Germán Romero. Desde el Centro de Almaceneros comentaron que los productos que más impactaron en el precio de la canasta fueron el budín y el pan dulce, que subieron hasta el 60% por los aumentos de la harina, y la sidra. La entidad de comerciantes espera vender como mínimo de 16.000 bolsones en todo el territorio provincial.

CIUDADANOS 14/11/2013 12:08
Por Redacción LAVOZ
La canasta navideña –con 11 productos a 85 pesos– anunciada ayer por el Centro de Almaceneros, Autoservicios y Comerciantes Minoristas de Córdoba estará disponible en los comercios minoristas entre los últimos días de noviembre y los primeros de diciembre.

Está prevista la venta de entre 17 mil y 18 mil bolsones, tras los acuerdos alcanzados con empresas proveedoras para ofrecer productos a bajo costo, en cerca de 500 comercios en Córdoba Capital y algunas localidades del interior.

Contendrá 11 productos clásicos para la mesa de las fiestas, uno más que el año pasado, y tendrá un valor de 85 pesos, lo que implica un aumento de 35 por ciento respecto del año pasado; en 2011 el costo fue de 45 pesos y en 2012, 60,50 pesos.

Los productos
La canasta llevará un Ananá fizz de 720 centímetros cúbicos; Sidra; budín de 200 gramos; confites de maní; garrapiñada; jugo que rinde 6 litros; pan dulce frutado de 400 gramos; turrón de maní; turrón de maní con chocolate; postre de maní y un vino, detalló el titular del Centro de Almaceneros, Germán Romero.

Según el dirigente, los productos que más impactaron en el precio de la canasta fueron el budín y el pan dulce, que subieron hasta el 60 por ciento por los aumentos de la harina, y la sidra.

13/11/2013 22:36
Por Redacción Día a Día
En los grandes supermercados ya aparecieron las góndolas repletas de productos navideños. Pero este año, los minoristas se anticiparon y lanzaron un “ofertón” con un bolsón para las Fiestas por 85 pesos.

Los comercios adheridos a la Cámara de Almaceneros de Córdoba firmaron un acuerdo para presentar una lista de alimentos y productos para Navidad, los que estarán a la venta en los barrios y en el Centro desde la última semana de este mes. Se trata de un bolsón de 11 elementos a un precio final de 85 pesos. Esta oferta la cerraron con las firmas que los prevén para que tengan una variedad de confituras y bebidas para la Nochebuena.

Desde la Cámara de Almaceneros de Córdoba, Germán Romero, contó que para este año lograron sumar a un producto más que en 2012 y llegar a un precio final de 85 pesos, que está por debajo de lo que se podría conseguir en un bolsón similar en grandes superficies comerciales.

Precios. En los locales de primeras marcas se podría comprar a un costo superior a los 100 pesos. Para la Navidad de 2012, la bolsa de productos tuvo mucha aceptación en los comercios barriales (tenía un valor de 60 pesos y 10 ofertas).

“Estamos en un trabajo que fortalece a los comercios minoristas, pero que redunde en beneficios para los vecinos”, explicó Romero.

La oferta. La caja de productos navideños estará esta vez compuesta por una botella de ananá fizz de 750 centímetros cúbicos; un budín frutado o marmolado, de 200 gramos; además de maní confitado por 80 gramos; garrapiñadas; un jugo para diluir en agua; un pan dulce; una sidra; un turrón de maní; un turrón de maní con chocolate; un postre de maní; y un vino.

Los comercios comenzarán a vender estos productos juntos desde diciembre, y algunos desde la última semana de noviembre, cuando se complete el reparto de los bolsones a los minoristas. Para esta oferta, han adherido unos 500 negocios y hay disponibles para ser comercializados unas 17 mil de estas canastas navideñas.

En 2011 se vendieron 7 mil bolsones, y el año pasado se llegaron a comercializar 13 mil, prácticamente el mismo número dispuesto por los negociantes.

Dónde consultar. Los dueños de los comercios que quieran sumarse a esta promoción pueden concurrir a la sede del Centro de Almaceneros de Córdoba, en la calle Lima 379; o llamar al teléfono 422-3191. Las instituciones que estén interesadas también pueden comunicarse para la compra.

12 NOV 2013  00:00h
EL COSTO DE VIDA

Por MATÍAS LONGONI

 
Bastó que Guillermo Moreno se preguntara “de qué inflación estamos hablando, si la carne no sube hace tres años”, para que los precios del alimento más popular entre los argentinos se dispararan esta semana cerca del 10% y se sumaran a las subas en naftas, taxis, prepagas y entradas de fútbol, entre otros ajustes posteriores a las elecciones del 27 de octubre.

Con su particular negación del problema inflacionario, el secretario de Comercio pareció convocar al fantasma más temido. La carne vacuna tiene gran impacto en el índice de precios, a punto tal que por cada 10% de suba en las carnicerías hay que sumar un punto porcentual a la inflación.

El fantasma llegó. Desde principios de mes en el Mercado de Liniers el kilo vivo de novillo aumentó de 9,96 a 10,86 pesos. Comparando con un mes atrás, las variaciones fueron de hasta el 14%. Y si se toman los últimos 90 días la categoría vacas acumuló el máximo incremento, con 33%.

La fuerte suba de la última semana -casi 1 peso por cada kilo del animal-, se tradujo en alzas a nivel mayorista, que ya empezaron a sentirse también en el mostrador.

En Mataderos, capital nacional de la carne, un minorista contó que ya estaba pagando la media res de vaquillona 3 pesos por kilo más cara que la semana pasada. En otra punta de la ciudad, Saavedra, otro carnicero contó que hoy debería abonar 28 pesos por carne de ternera al frigorífico, contra 25 pesos de la semana pasada. Es decir, sufrió más de 10% de suba.

Los especialistas en ganadería esperaban estos aumentos, pero recién en el primer trimestre del 2014. Y más que suba, prefieren llamarlo “reacomodamiento”.

Ignacio Iriarte, decano entre los analistas del negocio, sostuvo que venimos de una “desactualización brutal del precio de la carne con respecto a la inflación, a los salarios y a otros alimentos”. Una noticia que circulaba ayer confirmaba este pensamiento: decía que una pizza podía llegar a salir más cara que un kilo de lomo.

Moreno, en rigor, mantuvo una pizca de verdad en su análisis sobre la inflación. La mentira que lanzó el secretario de Comercio sobre que la carne no había aumentado en los últimos tres años quedó aclarada enseguida, ya que lo hizo un 46%. Pero resulta evidente que el asado subió a menor ritmo que otros precios de la economía. Para el ganadero la situación era peor, pues desde 2010 el valor del novillo se elevó apenas 20%.

“En términos relativos la carne vacuna está muy barata. Un kilo de milanesas sale 45 pesos, casi lo mismo que una docena de facturas ”, evaluó Miguel Schiariti, titular de la Cámara de la Industria de la Carne (CICCRA).

Agregó que esta recomposición de los precios será de utilidad para devolver rentabilidad a toda la cadena, especialmente al sector productor. Y es que, tras tres años de bajos precios, la ganadería comenzó nuevamente a achicarse de modo preocupante.

La faena de hembras, el mejor indicador de una “liquidación”, se ubicó el mes pasado en 44,1%. Para explicarlo mejor: que un ganadero sacrifique tantas vacas es como si un industrial vendiera sus maquinarias.

Los bajos precios de la carne también se hicieron notar en otro indicador: un excesivo consumo interno. Según los datos oficiales disponibles, entre enero y setiembre el consumo per cápita anualizado se ubicó en 63,5 kilos, cuando en igual periodo de 2012 había sido de 59 kilos en promedio. Es decir que actualmente cada argentino come casi 5 kilos más de carne que hace un año. Y esto sin contar que el consumo de pollos también fue récord, con cerca de 44 kilos por habitante.

Esta situación se produce cuando las exportaciones de carne vacuna se encuentran -también por obra de Guillermo Moreno- en sus niveles más bajos de toda la historia, pues apenas salen 6,5 kilos por cada 100 que se producen.

De todos modos, para saciar la elevada demanda interna de bifes este año habrá que faenar 13 millones de vacunos, casi 1 millón más que en 2012. La incipiente corrección de los precios parece mostrar que el reducido stock de bovinos no alcanza para mantener ese techo productivo.

Según Iriarte, en este contexto la demanda parece dispuesta a aceptar la corrección de los rezagados precios ganaderos. El ritmo de devaluación del dólar oficial, la mejora en los precios del cuero y una posible rebaja de las retenciones -que fue anticipada por Moreno a los industriales antes de las elecciones-, son elementos que colaboran a esa recomposición.

Los derechos de exportación, que habían subido del 5 al 15% en 2005, ahora volverían a sus niveles originales.

12/11/2013 00:00
Por Redacción Día a Día
“Dame un kilo de pan”. “Cortame 200 gramos de jamón cocido”. “Agregale medio kilo de vacío”. Todas son frases que cada vez se escuchan menos en los comercios minoristas de esta ciudad. Porque, desde hace algunos meses, la gente ya no pide por kilo, no compra por cantidad. Por culpa del aumento de los precios, el cliente se acerca a los comercios con un presupuesto acotado, “con el billete en la mano”, y pide productos por una cantidad de dinero redonda, determinada. Y, en ese sentido, almaceneros, panaderos y carniceros coinciden en que hay un cambio de hábitos de consumo en Córdoba.

Panaderías. “Es así, la necesidad tiene cara de hereje. Desde julio o agosto en adelante se hizo más común, es un hábito generalizado en las panaderías”, dice Néstor Romero, secretario general del Centro de Industriales Panaderos de Córdoba, quien además tiene su panadería en barrio Alta Córdoba. “Justamente por eso hay una baja en el consumo: estamos un 15 por ciento abajo, siendo generosos, tal vez algo más”, indica.

Según Romero, lo usual es que los clientes pidan un poco de pan, algo de criollos y un par de facturas por un monto total de 20 pesos: “Lo más común es que pidan pan, criollos y facturas para los chicos por 20 pesos. Así se llevan un poquito de todo”. El kilo de pan está en 20 pesos en los barrios, y 22 pesos en el Centro. El precio de las facturas, por unidad, ronda los 3,50 pesos en el Centro y en los barrios cercanos. El kilo de criollos está a 26 ó 28 pesos en los barrios; y a 32 ó 34 en el Centro.

Almacenes. “No sólo los chicos, que siempre lo hicieron; ahora también la gente grande está volviendo a pedir por un monto determinado. En el caso del pan fue abrupto: antes pedían medio kilo, ahora te piden 10 pesos”, dice Germán Alejandro Romero, gerente general del Centro de Almaceneros, Autoservicios y Comerciantes Minoristas de Córdoba. “Antes los precios estaban fijos, ahora suben todo el tiempo. Además, esto tiene que ver con la pérdida del poder adquisitivo”, analiza.

“Como sube tanto, ya pocos saben cuánto sale el kilo, y a algunos les pasa que piden un kilo y después no les alcanza, entonces, para no quedarse cortos y no pasar vergüenza, directamente te piden 10 pesos de pan y listo”, cuenta Romero, quien lo ve a diario en su almacén de barrio Cerveceros.

El almacenero explica que esta tendencia se ve sobre todo en las zonas más populares, como San Vicente o Villa El Libertador, donde hay “muchos jornaleros”.

“Con respecto al fiambre, la mayoría llega con un billete de 20 pesos y pide un poco de queso y un poco de salame”, dice Romero, quien asegura que este hábito no es nuevo, y que si bien resurgió “hace cuatro o cinco meses atrás”, ocurre cada tanto, en situaciones de crisis. “Las compras cayeron en volumen, pero no en clientes. Son los mismos que compran menos en cantidad”, asegura.

Carnicerías. Los carniceros del Mercado Norte coinciden: “Hay mucha gente que tiene un monto fijo para gastar, y bueno, manda el bolsillo”, dice Rubén Manzano, quien lo nota a diario en su puesto, sobre todo, de los clientes de menor poder adquisitivo.

$20 desde mediados de año. Los clientes tratan de no gastar más de 20 pesos. Los comerciantes dicen que esto ocurre desde julio o agosto.