Jueves, 12 Septiembre 2019 12:31

Locales vacíos, otro indicador de la crisis

Valora este artículo
(0 votos)

CIUDADANOS. BUENOS DÍAS CÓRDOBA

ADRIÁN BASSOLA Jueves 12 de septiembre de 2019 - 00:01 | Actualizado: 12/09/2019 - 00:09

La crisis que vive el país es tan profunda y generalizada que prácticamente no hay actividad que pueda mostrar números positivos o al menos equilibrados.
Muchos de los indicadores de la magnitud de los problemas de la economía argentina se nos ofrecen a cada paso, en los más diversos formatos, incluso mientras caminamos por las calles de la ciudad de Córdoba.
El que desarrollamos en nuestro Primer plano de hoy pertenece a ese grupo: la gran cantidad de locales comerciales vacíos que se aprecia fundamentalmente en el Centro es señal inequívoca de que las cosas no andan bien.
Siempre fue así. Ocurrió durante la última gran crisis de 2001 y en otros momentos de nuestra historia reciente. Cuando las variables económicas se contraen, las zonas comerciales comienzan a desertificarse, jaqueadas por la “acción de pinzas” que ejercen, por un lado, la suba de costos (tasas, alquileres, salarios) y, por el otro, la incontrastable merma de clientes.
El relevamiento que La Voz realizó días atrás en las nueve manzanas más comerciales de la zona céntrica cordobesa arrojó un 14 por ciento de locales vacíos (177 sobre 1.241).
Es que en el Centro la crisis no sólo golpea elevando los costos y restando clientes que tienen menos poder adquisitivo, sino también plagando las calles de marchas de protesta, acampes y otro tipo de manifestaciones. Los comerciantes encuentran en esas aguas revueltas otra de las razones de su desgracia.
En la zona del Cerro de las Rosas, sobre la avenida Rafael Núñez, la situación es aún más grave.
Aunque con menos intensidad, el mismo fenómeno se registra en otros puntos de la ciudad, distintos en su conformación, como los barrios Alta Córdoba y Yofre.
Distintas agrupaciones de comerciantes, incluso la que nuclea a los almaceneros de los barrios, confirman la gravedad del problema.
La situación está obligando a propietarios e inquilinos a entablar negociaciones para intentar evitar el cierre, que no le conviene a nadie.

Fuente: lavoz.com.ar