Jueves, 24 Octubre 2019 10:12

Sonrisas, sólo en las carteleras publicitarias

Valora este artículo
(0 votos)

Política Economía

JUAN TURELLO

Sábado 19 de octubre de 2019 - 00:01 | Actualizado: 19/10/2019 - 00:16

El  actual tiempo electoral ofrece un contraste impactante. Los candidatos muestran sus sonrisas en los carteles de propaganda y en las fotos de los actos partidarios. Afirman que lo que vendrá será mejor y que rápidamente el país dejará atrás la caída de la economía.
Por el contrario, la mayor parte de los argentinos se muestran serios o preocupados. Las encuestas cualitativas de opinión parecen darles la razón: sólo un tercio de los ciudadanos cree que la economía mejorará en el próximo semestre, que incluye los 100 días de “la luna de miel” de quien sea presidente electo.
El porcentaje es similar entre las grandes empresas, según la encuesta de D’Alessio-Irol difundida en el 55° Coloquio de Idea en Mar del Plata. Este grupo es el que moviliza las grandes inversiones que se necesitan para generar empleo y derrotar a la pobreza.
El deprimido ánimo de los consumidores es comprensible. La inflación fue de 5,9 por ciento en septiembre; acumula 37,7 por ciento en el año, y roza el 54 por ciento en los últimos 12 meses.
La economía podría completar en 2020 tres años consecutivos de caída. El abismo parece insondable. En 2018, la actividad cayó 2,6 por ciento y para este año podría retroceder 3,1 por ciento, según proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI). El Banco Mundial y consultoras internacionales también nos bajan el pulgar.
Pesimismo de largo aliento
El FMI prevé para 2020 otra caída, de 1,3 por ciento, y una inflación que rondaría el 40 por ciento.
El Gobierno adjudica la suba de septiembre –la tercera más alta de la gestión de Mauricio Macri– a la fuerte devaluación post-Paso. El alza de precios no se detuvo en octubre, según advierte Vanesa Ruiz, gerenta del Centro de Almaceneros y Autoservicios de Córdoba.
Además de los mayores costos por la suba del dólar, las grandes firmas ya comenzaron a retocar los precios para posicionarse ante el congelamiento que regiría desde diciembre, en caso de ganar el Frente de Todos. Alberto Fernández prometió un pacto social para moderar las expectativas, junto con un aumento salarial y de jubilaciones de 20 por ciento, que –dado el actual comportamiento– resultaría insuficiente.
Por distintas razones, pero fundamentalmente como un refugio para los ahorros, el dólar ya inició una carrera alcista.
En los últimos días, se amplió en forma notable la brecha entre el dólar minorista –al que pueden acceder los particulares– y el blue, para operaciones de dinero en negro, o el de “contado con liquidación” (CCL), que es el modo en que inversores y empresas sacan el dinero para depositarlo en una cuenta en el exterior. La experiencia indica que esa brecha se cierra con una suba del dólar oficial.
El pacto social en danza y la suba del dólar prefiguran un escenario de inflación alta para los próximos meses.
Este dato castigará aún más el consumo, que retrocedió 9,4 por ciento en septiembre, según la consultora Scentia.
Con una demanda deprimida, la industria tardará en recuperarse. “No vemos un panorama alentador para el próximo trimestre; además, las medidas que adopte el gobierno que asuma el 10 de diciembre tardarán unos meses en hacer sentir sus efectos, por lo que hasta marzo-abril de 2020 no vemos un escenario positivo”, advierte Marcelo Uribarren, titular de la Unión Industrial de Córdoba (UIC).
El indicador fabril está en retroceso continuo desde hace 18 meses.
Hay algo más de optimismo entre los hombres de campo, de no existir un fuerte aumento en los impuestos y en los servicios.
Por ahora, las sonrisas son sólo el común denominador de los candidatos en campaña.

Fuente: www.lavoz.com.ar